Noticias

La crisis hace que surjan 7 nuevos perfiles de consumidor

María Castellanos directora corporativa de Investigación en Ymedia, comenzaba su ponencia así: “No estamos ante una época de cambios sino ante un cambio de época”. María Castellanos es responsable del estudio “Tipologías Trends In Media Consumer – Ymedia”, que ha sido elaborado por CIMOP y fue presentado  por el Club de Marketing de ESADEAlumni.

Resultado de la convergencia entre la crisis y la revolución tecnológica ha surgido un nuevo tipo de cliente muy diferente al que había hace cinco años. “El gasto medio por hogar se ha reducido en 3.000 euros [de 32.014 euros a 29.813 euros, según el INE]mientras que el acceso a Internet ha alcanzado ya el 63,9%”, especificó Castellanos.

Cinco tendencias fruto de la crisis

Los resultados del informe exponen la existencia de cinco tendencias:

Posesión vs disfrute y experiencia: El 74% antes de comprar se informan previamente y el 60,4% utiliza los foros para recabar opiniones y datos. “La desaceleración económica ha producido una desaceleración también en el ritmo de vida. Ya no queremos tener más, sino disfrutar más, vivir más. De ahí que el proceso de compra sea más reflexiva” explicó María Castellanos

Polarización, desaparición de la clase media: Un 65% de los consumidores dice ser más prudente a la hora de comprar; un 71% ha perdido parte de su poder adquisitivo y un 70% ya no puede continuar con su nivel de vida actual. “De ahí que estemos también ante una polarización en el consumo; un replanteamiento de la relación con el low cost pero también con la experiencia del lujo. Vivo con contención pero me permito un capricho de vez en cuando”, explicó.

Retomar el control y la privacidad del tiempo: Las nuevas formas de mensajería instantánea y otros tipos de comunicación le ganan terreno a las redes sociales. “Es el adiós al Facebook por el Whatsapp, donde podemos controlar más lo que decimos y nos dicen”

Tecnología para facilitar, nunca para esclavizar: “España pasó en muy poco tiempo a ser en líder en uso de tecnología, lo que provocó una dura competición por ver quién tenía más dispositivos o más últimos modelos”, reconoció Castellanos para quien, ahora, “para evitar el sentimiento de frustración de no poder adquirir tanta tecnología, se centran en la optimización de una o dos plataformas”. A saber, y por orden, MP3, DVD, ordenador de sobremesa, portátil, teléfono 3G, pantalla plana, consola de videojuegos y smartphones.

Reivindicación de la centralidad de la televisión en el consumo de medios: pero nunca sola. “La televisión comparte el protagonismo del ocio en el hogar con nuevos dispositivos móviles, tablets, móviles y PC” .

Siete nuevos tipos de consumidor

De las anteriores tendencias surgen siete nuevos perfiles de consumidor que se mueven en torno a los ejes tradición/modernidad y posesión/experiencia:

Consumo reducido: Formado en su mayoría pensionistas con un consumo listado y controlado y limitado a las marcas blancas.

Neotradicionales: Sufren menos económicamente por la crisis y tienen hábitos de consumo clásicos, con presencia de marcas exclusivas y tiempo para disfrutarlas. Trabajadores jubilados o próximos a la jubilación.

Lastrados: Suelen ser padres que aún tienen a sus hijos en casa. Están más afectados por las condiciones de la crisis y se centran en la subsistencia y en el equipamiento necesario.

Low cost: Consumidores con un gusto más moderno y hábitos de compra mediados por el autocontrol y el gasto superfluo.

Grupales: Hábitos mediados por la pertenencia a grupos, bastante marcados por la tecnología.

Optimizadores: Muy concienciados con el consumo, tienen el ahorro limitado por principios, son muy racionales.

Fernando Conde, sociólogo y director de CIMOP afirmó que este cambio en el consumidor español ha venido marcado por una evolución del comportamiento del español medio en los últimos cuarenta años: “Pasamos de la lógica de la distinción a la de la diferencia y, después, a la de la innovación”, comentó además que entre una y otra siempre había una crisis: “Obligan a un cambio, pero no radical, es decir, no rompe con las tendencias anteriores sino que las evoluciona y empieza adelantar otras”. “Ahora vivimos en la ‘neodistinción’ que no busca la experiencia del lujo pero sí la experiencia de un momento para nosotros”, concluyó Conde.

1 Comment

1 Comment

  1. prosumer131

    30 junio, 2012 en 10:50

    Estoy bastante de acuerdo sin ser muy amigo de clasificaciónes.Considero que es es difícil resumir tendencias en una crisis con varias cabezas. Lo mas sencillo debería ser que el cliente ayudará al fabricante s completar el producto o devoción y no dar ctantas cosas por supuestas.Excelente post Maria

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir