Noticias

La crisis y el consumo familiar

A pesar de que el gasto realizado en los hogares españoles ha bajado más del 21%, de 33.000€ a 26.000€ de 2007 a 2012, todavía no tenemos una cultura de gestión de la economía doméstica.

Sólo sacamos la calculadora cuando llegan demasiadas facturas a final de mes. Y es que a pesar de que el gasto realizado en los hogares españoles ha bajado más del 21%, de 33.000€ a 26.000€ de 2007 a 2012, todavía no tenemos una cultura de gestión de la economía doméstica. Un informe del Observatorio de Consumo de ESADE confirma que más del 85% de las familias españolas no saben exactamente lo que gasta cada mes. Únicamente, una tercera parte de los hogares conocen sus ingresos con precisión.

El estudio analiza cómo las familias españolas abordan la situación económica tras 5 años de crisis. En este sentido, apunta que el 36% de los españoles conocen realmente cuánto gastan al mes, pero menos del 15% saben exactamente en qué. Algo que contrasta con la mentalidad en otros países, como Inglaterra o Estados Unidos, donde prácticamente la mitad de las familias realiza algún tipo de gestión en su economía del hogar. Según explica el autor del informe y profesor de Marketing de ESADE, Gerard Costa, “la mayoría de los españoles tienen la contabilidad en la cabeza, lo que hace difícil controlar con precisión el gasto”.

consumoEl 92% de las familias dicen haber modificado sus gastos en los últimos 5 años y un 86% describen como prioridad el poder controlar mejor su economía. Sin embargo, según se desprende del análisis, el número de familias que gestiona un sistema de planificación económica es muy bajo. En gran parte por una nula formación en economía doméstica, lo que desemboca en un descontrol en su propia gestión. Sólo el 9% de las familias españolas planifican en qué partidas ahorrarán o guardan un porcentaje para gastos anuales (hijos, vacaciones, ahorro).

A la hora de definir una persona para gestionar el presupuesto familiar, las opiniones están muy repartidas. El 52% valoran que es o sería un trabajo del hombre, mientras que el 48% creen que debería ser la mujer.  Otros consideran que la persona que hace la compra en casa es la ideal para asumir este tipo de trabajo.

Por otro lado, las familias creen que pueden llevar en el futuro una gestión del presupuesto familiar. De hecho, el 70% disponen de conocimientos técnicos, pero reconocen que no lo hacen por falta de tiempo. El 32% tienen alguna herramienta de cálculo pensada para hacerlo: hojas de cálculo, sistemas de la empresa o métodos facilitados por la entidad bancaria. El 18% ya han llevado un sistema de gestión presupuestaria correcto con anterioridad.

El estudio ofrece una serie de consejos para tener un conocimiento más detallado de los gastos familiares y evitar así posibles sorpresas a final de mes.

–          El primer paso es ser consciente de lo que cuesta llegar a final de mes

–          Decidir qué parte de los ingresos se destinarán a gastos comunes

–          Anotar las cuentas de forma clara

–          Sumar ingresos fijos y variables: sumar gastos ordenados por cuentas principales, incluyendo los gastos anuales en forma de mensuales

–          Obtener un cálculo mensual con la voluntad de analizarlo con promedios o con familias parecidas; y profundizando en cómo reducir los gastos más relevantes

–          Decidir cuánto queremos gastar y realizar un presupuesto para planificar mejor el ahorro y un plan de acción acordado

El informe ha sido elaborado por el Observatorio de Consumo de ESADE a partir de dos encuestas realizadas a más de 200 de familias españolas.

1 Comment

1 Comment

  1. Cristina

    2 mayo, 2013 en 19:20

    Lo cierto que que creo que estas cosas son lo primero que nos tendrían que enseñar en las escuelas. Muchas memorización y pocas cosas prácticas son las que nos hemos llevado, al menos la gente de mi generación.
    Ahora que he montado un negocio y las cosas aprietan me siento completamente perdida en el tema de la gestión económica. Y es un punto clave.
    También hay que remarcar que tenemos una cultura bastante despistada y hasta que no nos vemos con el agua al cuello no caemos en estas cosas.

    Cristina

    Alrededor de una taza de té
    Minimetas, superobjetivos

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir