Noticias

La guerra de precios, ¿quién se ve beneficiado?

En la actualidad, a menudo, las empresas compiten por la hegemonía de mercado, llegando a recurrir incluso a la guerra de precios. Esto supone pérdidas, tanto para quien la inicia, como para la competencia del sector.

Sin embargo, una vez iniciada esta etapa de competición, algunos pueden verse beneficiados a pesar de las pérdidas económicas que experimentarán.

Hablamos de las grandes compañías. Si dentro de un mismo sector una empresa comienza la bajada de precios para ganar clientela, los demás no quieren que sus consumidores prueben los bienes o servicios ofrecidos por la competencia (pues es más económico mantener un cliente actual que captar clientes nuevos), de manera que también bajan los precios. Se inicia una bajada constante por parte de las empresas implicadas. El beneficiado sin duda alguna es el consumidor que, en búsqueda de la mejor relación calidad- precio, adquiere los productos ofertados por debajo del precio que estaría dispuesto a pagar.

En cuánto a las empresas que compiten, las que en mayor medida sufren las pérdidas son las pymes. Las multinacionales se ven beneficiadas, disminuye la competencia (desaparecen todos aquellos que no pueden aguantar el ritmo de pérdidas en un periodo de tiempo concreto), a pesar de las pérdidas. Esto demuestra que no conviene iniciar una guerra de precios. La razón es que el sector se desequilibra y el cliente se acostumbra a adquirir los bienes por precios que no proporcionan beneficio alguno a los empresarios.

En definitiva, al iniciar una guerra de precios se ve beneficiado de manera directa el consumidor y de manera indirecta las grandes multinacionales, que llegan a eliminar gran parte de la competencia que no consigue mantener su supervivencia y se ve obligada a abandonar.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir