Marketing

La habitación de tu hijo

Los papás disfrutan mucho viendo a sus pequeños jugar en casa. El escondite, el pilla-pilla… o simplemente saltar y corretear. El día a día de los niños, a veces, puede ocasionar pequeños incidentes. Para evitarlos debemos acondicionar correctamente el hogar tomando medidas muy sencillas que hagan de él un lugar cómodo y seguro.

Para estar tranquilos mientras ellos disfrutan, Calmatopic ha elaborado una lista de consejos prácticos que pueden ayudarnos a garantizar su bienestar y, con ello, nuestra tranquilidad en casa:

  • Suelo: Si podemos elegir, debemos optar por poner suelos antideslizantes. El parqué o los azulejos son materiales peligrosos si no se lleva un calzado adecuado. Para evitar caídas y resbalones es recomendable poner por ejemplo un tatami o unos bloques de goma eva, en las zonas más frecuentadas por los niños. Como no siempre se puede modificar el espacio de juego, debemos prestar especial atención al calzado y evitar en todo momento que anden descalzos o en calcetines. Es recomendable que usen calcetines con bolitas de látex o silicona y zapatillas con suela de goma antideslizante.
  • Esquinas: En primer lugar, debemos tener mucho cuidado con las esquinas de los muebles, los radiadores o cualquier objeto punzante. Es conveniente recubrirlos con esquineras (material acolchado que protege de golpes). Es muy común entre los niños que, cuando comienzan a dar sus primeros pasos se tropiecen, por lo que recubrir las esquinas peligrosas es vital para garantizar su seguridad.
  • Enchufes: Es muy importante proteger los enchufes que están en las habitaciones. Actualmente hay una gran variedad de productos muy económicos que impiden que los más pequeños metan en el enchufe los dedos o cualquier objeto peligroso. Por supuesto, aún con este protector, es muy importante evitar tener líquidos cerca de ellos.
  • Camas: No se deben colocar cerca de las ventanas, y en caso de ser estrictamente necesario, debemos proteger cama y ventanas con vallas quitamiedos. Así evitaremos caídas por las noches y que los pequeños aventureros investiguen más de la cuenta.
  • Escaleras: Si en nuestro hogar tenemos escaleras pronunciadas, o escalones aislados, es recomendable vallar la zona, sobre todo para los más pequeños.

Prevenir es curar, pero sin olvidar que debemos dejar libertad a nuestros niños, es bueno hacerlo, que investiguen, aprendan y estimulen su curiosidad por el entorno que les rodea. Además de potenciar su inteligencia espacial y relacional, así desarrollarán su psicomotricidad.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir