Marketing

La importancia de la homogeneidad del color en Marketing

marketing

marketing¿Ven todas las personas los colores de igual forma? Seguramente, cada persona se ha hecho esta pregunta al menos una vez en su vida. Esta cuestión surge también entre mujeres y hombres en numerosas ocasiones, porque es totalmente verídico que las mujeres ven más tonos que los hombres. Como se desprende de un estudio dirigido por el profesor de psicología del Brooklyn College, Israel Abramov, “en la mayoría de los hombres, el espectro visible requiere una longitud de onda ligeramente más larga que las mujeres con el fin de experimentar el mismo tono”.

Si bien todos estamos de acuerdo en la denominación de colores primarios y sus complementarios, a veces nos asaltan dudas sobre si un determinado tono pertenece a una gama cromática u otra y más, si se trata de colores muy parecidos. En la rutina diaria estos datos pueden resultar simples curiosidades. Sin embargo, para una marca el color es un factor fundamental del cual depende en muchas ocasiones el éxito o fracaso de su identidad visual y todo lo que esto conlleva.

En efecto, el color identifica la marca, es decir, el rojo de lego siempre es rojo, y nunca se puede confundir el azul de Facebook con el azul de Twitter. Además, múltiples estudios concluyen que el color afecta al estado de ánimo de las personas, y, de ahí influye en sus decisiones de compra. Con respecto a esto, el neuromarketing estudia las conexiones entre la percepción de los colores y la respuesta psicológica. Por ejemplo, se sabe que el rojo acelera las pulsaciones y despierta la atención, mientras que el color azul provoca seguridad.

No obstante, solo hay algo más importante que el propio color en Marketing, y es su coherencia y homogeneidad en las múltiples comunicaciones y formatos que un marketing manager utiliza en su día a día y en sus variadas campañas. La recepción en el cerebro de una tonalidad de color concreta, junto a una marca cuyas comunicaciones mantienen este tono de forma coherente, genera una asociación automática y casi subliminal. Precisamente, por este motivo, la percepción del color y las emociones que genera son una herramienta comercial muy poderosa.

En relación con esto, desde Gelato proponen siete sencillos pasos para controlar la homogeneidad cromática de una marca en todas las piezas de comunicación que se generan, bien sean físicas o bien sean digitales.

  1. Revisa cómo gestiona el color tu programa de edición o maquetación y tenlo en cuenta en tus sucesivas acciones y durante el tratamiento de tus materiales de marketing.
  2. Considera nuevas plataformas y softwares de impresión. Utilizándolas no sólo ahorrarás en costes de impresión al imprimir el número exacto de unidades que necesitas, sino que tendrás un gran control sobre el color de tu marca en todo el proceso de impresión.
  3. Asegúrate siempre de que el código de color HTML que utilizas es el establecido por tu empresa para definir los colores en todos tus materiales de marketing. Por ejemplo, un amarillo FFFF00 no es lo mismo que uno FFFF33.
  4. A la hora de imprimir elige bien las opciones, porque todas ellas tienen unas necesidades específicas y el resultado varía. Por ejemplo, ¿vas en digital o en offset? Cuando lo tengas claro, considera todos los aspectos para un resultado lo más acertado posible.
  5. Ten en cuenta que el color cambia dependiendo del formato en el que lo estemos visualizando. No vemos igual el color en la pantalla que en el papel. Y así, existen múltiples factores que afectan a esta realidad.
  6. Elige bien la profundidad de color, ya que afectará a la resolución. Ten en cuenta cuantos bits va a tener la imagen final o la creatividad final que vas a elegir.
  7. Si tienes un evento, ¡no dejes la impresión de tus materiales de marketing para el último día! 
Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir