Marketing

La nueva era de la fidelización

Movielang es una herramienta de fidelización que está revolucionando el mundo de la publicidad con un software capaz de reconocer cualquier contenido audiovisual en cuestión de segundos. Conocido como el “Shazam español”, este software, gracias a su innovador algoritmo de reconocimiento de audio basado en redes neuronales, va un paso más allá y permite sincronizar contenido audiovisual con cualquier dispositivo móvil, un avance tecnológico que abre un nuevo universo entre marcas y consumidores.

Álvaro Mier, CEO de la compañía nos ofrece algunas pistas sobre su potencial:

«Imagina que estás viendo el último capítulo de Juego de Tronos, y te lanzamos el siguiente reto patrocinado por una marca afín:

¿Crees que Tyrion Lannister morirá? ¿Te atreverías a apostar tus puntos? Si aciertas, serás recompensado por ello;  si no, perderás tus puntos. Eso sí que genera engagement y esa es la filosofía de Movielang; que el espectador se sienta parte de la serie y que la marca encuentre un modelo de publicidad no intrusiva. Queremos que la comunicación de nuestros clientes se transforme en experiencias atractivas para el espectador».

Nos situamos ante una herramienta basada en la filosofía 2.0 que consiste en dejar a los usuarios interactuar y colaborar como creadores de contenido. «Mientras otras aplicaciones amplían información, algo que ya existe desde la creación del DVD, nosotros generamos engagement. Ahora, gracias a Movielang, las marcas pueden retar al espectador a interactuar con la serie, preguntarles y probar sus instintos o dejarles competir con otros usuarios» apunta Mier.

El anclado modelo de fidelización basado en tarjetas de puntos está desapareciendo. Las nuevas herramientas como Movielang, se abren camino en un mundo destinado a crecer en el segmento digital. «Los últimos estudios muestran que 1 de cada 6 usuarios de un smartphone ya utiliza aplicaciones de segunda pantalla y, lo que es más importante, que el 85% de ellos utilizarán estas aplicaciones en el futuro» nos cuenta Mier.

La principal diferencia entre la fidelización clásica y la actual es que ahora nos situamos ante un sistema interactivo de gamificación. Esto genera un fuerte vínculo que incita a repetir. Se trata de aprovechar las preferencias del consumidor para premiar sus conocimientos.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir