Marketing

La productividad es algo que todo empresario debe ser capaz de mantener

productividad¿Has escuchado alguna vez comentarios del tipo “esta persona no hace nada más que estar en Facebook durante todo el día”? Yo personalmente los escucho a diario, las personas tratan de comparar la productividad de un empleado y otro, basándose en factores tan simples como el uso de las redes sociales.

Sin embargo, esto no es tan simple y es que una persona que está conectada a Facebook puede ser mucho más productiva que otra que se tira toda la jornada laboral con los proyectos abiertos, pero sin llegar a entenderlos.

A lo largo de mi experiencia laboral, he tenido la oportunidad de ver a personas productivas que llegaban tarde y se iban más temprano, además de tener abiertas las redes sociales durante todo el día. Ahora probablemente os sorprenda saber que exactamente estas personas fueron las que consiguieron puestos directivos.

En cambio, hay otro tipo de empleados que se saturan debido a que se pasan el día mirando a la pantalla sin encontrar la solución.

Y es que hay momentos en los que es mejor levantarse del ordenador e ir a pasar el rato en la terraza, tomando un café con los demás empleados. Está más que demostrado que un descanso viene bien, hace que nos relajemos y eleva nuestra concentración. Esto no significa, sin embargo, que todo lo anteriormente descrito sea éticamente correcto o aceptado.

Caemos en el error de pensar que quien chatea en el lugar de trabajo es improductivo. Digo error porque son cada vez más los profesionales que trabajan como Freelancers delante del ordenador en casa o en el tren. Esto no tiene nada de malo, siempre y cuando la persona sea buena haciendo lo que hace. ¿Hay alguien que puede vigilar a estos profesionales? ¡No! ¿Entonces por qué intentar hacerlo en el trabajo?

Es algo totalmente natural para el ser humano el hecho de querer libertad. El modo en el que la sociedad está organizada nos hace sentirnos limitados e incluso, a veces, incapaces de controlar nuestras propias vidas. Esto es algo que nos deprime, tanto en la vida profesional como personal.

A nadie le gusta que su pareja desconfíe, lo mismo ocurre con el jefe. Los empleados deben ganarse la confianza de los jefes por medio de lo que hacen y de los resultados que sus acciones consiguen alcanzar. Ningún jefe deberá meterse en la privacidad de sus empleados, puesto que esa desconfianza podría dificultar la relación y crear problemas a largo plazo.

Todo esto me lleva a afirmar que la estrategia que todo empresario debe aplicar es la de darle la total libertad a sus empleados y conseguir que éstos sean quienes controlen su productividad, centrándose en las tareas que deben realizar, pero teniendo también tiempo para desconectar.

Sin embargo, para dar este paso es muy necesario haber antes concienciado a todos y haber conseguido que los objetivos del empresario sean los mismos que los de todas las personas que forman parte de la empresa.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir