Noticias

La publicidad y la transgresión moral

Transgredir es traspasar una frontera, una norma. Cuando hablamos de transgresión moral estamos hablando de romper con lo común y con aquello que la gente está acostumbrada a escuchar y a valorar.

Muchas marcas se han atrevido a integrar transgresiones de este tipo a sus estrategias de marketing y comunicación pero es bien cierto que para tomar tal decisión han contado con el asesoramiento de especialistas, sociólogos y psicólogos. Y es que no es una tarea fácil sorprender a los receptores con un mensaje totalmente transgresor.

Pero déjenme un momento para explicar que transgredir no significa, bajo ningún concepto, ofender a la competencia o ponerse en contra de lo establecido. Una marca puede transgredir creando una nueva tendencia que puede y debe ser socialmente responsable. No es bueno crear conflictos ni enfrentamiento entre las personas. Los consumidores de nuestro producto o servicio deben sentirse orgullosos de pertenecer a dicha comunidad y poder declararlo abiertamente sin sentir ninguna preocupación por posibles consecuencias.

La publicidad está atravesando un momento difícil, pues son numerosas las marcas dentro de un mismo sector que están luchando por conseguir beneficios de un mismo segmento de población. Esto hace necesario pasar a otro nivel, recurrir a nuevos modelos de planificación y ejecución publicitaria, así como crear nuevos conceptos creativos.

Los publicistas deben ser atrevidos y perderle el miedo a crear tendencias. La publicidad es un acto en el que se debe crear constantemente innovación y quien no lo haga nunca alcanzará los resultados demandados por los anunciantes.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir