Conceptos

La Responsabilidad Social Corporativa, imprescindible para alcanzar el éxito

En la actualidad, para que una empresa u organización consiga alcanzar la cima y conseguir sus objetivos, es imprescindible que haga uso de la responsabilidad social corporativa.

Hay un debate cada vez más acentuado por la razón de que cada vez se abusa más de las connotaciones positivas que aparecen en la mente del consumidor al hacer uso de esta herramienta.

Un uso inadecuado puede llevar a que la empresa pierda credibilidad. Hay empresas que se centran en problemas que no tienen relación alguna con la propia filosofía de empresa o con su cultura corporativa. Hay que elegir muy bien el tema y la causa para la que se va a colaborar.

Si nos situamos ante una empresa que comercializa ropa a nivel internacional, una de las propuestas más acertadas sería la recogida de ropa usada y el reparto posterior a niños y personas que realmente la necesitan, como son los habitantes de los países subdesarrollados. Otro ejemplo sería el cuidado del medio ambiente en los procesos de producción de la ropa y el uso de productos naturales (sin elementos químicos ni nocivos).

Por otro lado, hay ejemplos de empresas que han tenido éxito utilizando temas que no se relacionan con sus objetivos. Los bancos se han centrado en una RSC enfocada hacia el deporte o las becas para universitarios. Hay que tener en cuenta que el futuro de los más jóvenes es muy importante para la mayoría de empresas, pues son los futuros emprendedores y hay que apostar cada vez más por su formación, tanto física, como mental. Estos planes de futuro son aceptados por la sociedad porque los considera como una inversión para las futuras generaciones.

Las consecuencias que derivan de colaborar en temas de implicación positiva serán, sin duda, favorables para la empresa.

Es de gran importancia no tratar temas que perjudican a parte de la sociedad ni temas que puedan dañar, de manera directa e intencionada, a empresas u organizaciones, pues el precio que a menudo pagan aquellos que lo hacen es perder sus públicos objetivos e incluso llegar a tener que cambiar de nombre o cerrar la empresa.

La sociedad actual es una sociedad que ya no se conforma con la calidad del producto que le ofrecen, ni con la buena imagen de la empresa. Busca una conducta ejemplar y si no la encuentra, hace uso de todas las herramientas que tiene a mano para crear justicia (internet es uno de los más utilizados para dañar la imagen y el prestigio de una empresa).

Alcanzado este punto, lo mejor para la empresa es reflejar una cultura corporativa real. En caso contrario, corre el riesgo de que en cualquier momento salga a luz algún dato que provoque el rechazo hacia la marca y haga que se pierda el prestigio de la empresa.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir