Conceptos

La tecnología y el lenguaje humano

Las teorías lingüísticas han ido evolucionando con el paso del tiempo y penetrando de forma decisiva en múltiples áreas sirviendo como herramienta clave para optimizar procesos.

A continuación, Julio Prada, director general de Inbenta para España, realiza una retrospectiva de cómo las teorías lingüísticas han impregnado inevitablemente la tecnología, consiguiendo que esta sea más humana y cercana a los usuarios de la red.

Es curioso destacar los avances que experimentó el campo de la lingüística que se produjeron en el siglo XX; concretamente durante la Guerra fría, donde se realizaron muchos esfuerzos por conseguir traducir los textos automáticamente del inglés al ruso y viceversa. La traducción automática surgió como un experimento, con un interés bélico y de contraespionaje.

A partir de este momento, es obvio que la lingüística ha llegado a sentar las bases en el campo tecnológico hasta desembocar en lo que actualmente se conoce como Tecnología Semántica. Su desarrollo ha permitido aunar los conocimientos tecnológicos y lingüísticos para su aplicación en la actualidad, convirtiendo la tecnología en sistemas más humanos y cercanos. Las soluciones semánticas pueden aplicarse con numerosos fines, siendo muy útiles para redes sociales, buscadores, inteligencia de negocio e incluso publicidad.

De esta forma, son cada vez más las empresas que optan por métodos relacionados para llevar a cabo proyectos que resulten más cercanos al usuario-consumidor.

Según la Teoría Sentido- Texto o TST, del lingüista ruso Igor Mel’Cuk, la lengua es un mecanismo para producir sinónimos. Hay muchas formas de decir lo mismo y tenemos adquirido un proceso de repetir varias veces, con distintas palabras, una pregunta hasta que nos entiendan. ¿Cómo nuestro cerebro es capaz de interpretar frases muy distintas asociándoles el mismo sentido? Es lo mismo que pasa con los números: se puede decir que una persona domina el cálculo cuando entiende que 2+2 es lo mismo que 3+1. La aritmética es sinónima. Y en esto es en lo que se basa Inbenta para desarrollar sus buscadores semánticos.

Uno de los grandes retos de la Informática es el desarrollo de ordenadores que sean capaces de entender el lenguaje natural. Para ello, existe un área de la informática dedicada a investigar la interacción entre los ordenadores y el lenguaje humano: el Procesamiento del Lenguaje Natural (PLN). Al aplicar esto a la búsqueda de información en la red, se consigue obtener un verdadero centro de información, capaz de resolver cuestiones incluso cuando son formuladas por parte del consumidor en un lenguaje coloquial.

Ahora, además, Inbenta ha integrado a sus buscadores la funcionalidad de retención cognitiva, memoria y detección de contexto en las interacciones entre los usuarios y los asistentes virtuales. Esta nueva característica permite que nuestros Asistentes sean capaces de recordar elementos de la conversación mantenida con el usuario, consiguiendo así búsquedas más personalizadas y una mayor naturalidad en la conversación.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir