Noticias

Las comunidades españolas más deportistas

deporteOfertia, app y web que te ayuda a preparar y ahorrar en tus compras locales, ha desarrollado una infografía muy interesante.

Según los datos del Anuario de Estadísticas Deportivas, los baleares son los españoles  más deportistas, seguidos muy de cerca por riojanos, madrileños y navarros. Mientras, extremeños, gallegos, asturianos y cántabros, se encuentran a la cola de la clasificación.

El estudio también analiza la correlación entre la actividad deportiva y cinco indicadores (renta per cápita, gasto de las familias en equipamiento deportivo, inversión pública de los ayuntamientos en deporte, nivel de estudios y edad) para descubrir el perfil del deportista español. Tras la observación, es interesante ver cómo algunas expectativas se confirman, mientras que otras no se cumplen.

A mayor nivel de ingresos, más práctica de deporte

En 16 de las 18 comunidades, sí. El cálculo del coeficiente de correlación, que indica la relación entre las dos variables, confirma, por tanto, que existe una correlación obvia entre estas dos variables.

Así pues, el análisis ratifica algo que se esperaba y demuestra que, en general, a mayor nivel de ingresos, más se practica deporte, y viceversa. Madrid es el ejemplo más representativo junto con Extremadura, en el otro extremo. La renta per cápita de los madrileños se sitúa en torno a los 31.000€ y es una de las comunidades con mayor porcentaje de práctica de deporte (un 42,9%). Por su parte, los extremeños, tienen una renta per cápita de 15.752€ y una práctica de deporte de tan sólo el 28,8% de su población.

Los más activos en deporte también gastan más en equipamiento deportivo

Aquellas comunidades en las que se destina más dinero a la compra de equipamiento deportivo, son también las que practican más deporte, y viceversa. Las Islas Baleares encabezan esta correlación por situarse en el cuadrante de mayor gasto y mayor práctica de deporte: el gasto de las familias baleares en deporte es de 164€ (74€ más que la media española) mientras que allí practican deporte un 43,6% de la población (un 18,5% más que la media de España).

La infografía muestra el gráfico con los datos completos. En él se puede observar perfectamente que existe una alta correlación entre el gasto y la actividad deportiva ya que todas las comunidades autónomas se acercan a la línea de tendencia (más gasto, más actividad).

Dudas sobre la efectividad de la inversión pública en deporte

Analizando las dos variables se observa algo curioso: más inversión en deporte no siempre viene acompañada de más actividad deportiva. Algunas comunidades cumplen la premisa pero otras cumplen, precisamente, lo contrario. En Cantabria, por ejemplo, la actividad deportiva está por debajo de la media española (-13%) y, en cambio, el ayuntamiento invierte muy por encima de la media en infraestructuras deportivas (+35%). Por otra parte, en la Comunidad Valenciana se invierte por debajo de la media española (-16%), pero los valencianos son más activos practicando deporte que la media (+5%).

Estos datos plantean preguntas sobre la efectividad de la inversión pública local. ¿Las comunidades que invierten por encima de la media quieren incentivar la práctica deportiva a través de la disposición de infraestructuras, pero no lo consiguen? O, ¿se invierte más cuando la gente es más activa en deporte para satisfacer la demanda?

El análisis de estos indicadores muestra que la correlación no da ninguna respuesta a la causalidad. Para entender mejor la efectividad de la inversión pública se tendrían que observar los datos durante más tiempo y con mayor detalle.

El nivel de estudios no parece ser un indicador significativo

Observamos en la infografía que no hay una correlación alta entre el nivel de estudios y la actividad deportiva.

En algunos casos, un nivel de estudios superior significa también una actividad deportiva alta (por ejemplo, Madrid), y viceversa. Sin embargo en otros, los datos no demuestran una correlación. Por ejemplo, Castilla y León o Cantabria son dos comunidades que tienen un índice de estudios superiores de un 7,5% y 12%, respectivamente, por encima de la media de España, y, en cambio, son comunidades cuya práctica de deporte se sitúa por debajo de la media.

La edad no afecta en gran medida a la práctica de deporte

Con el análisis de este indicativo se esperaba confirmar la hipótesis de que las comunidades cuya edad estaba por debajo de la media de España, es decir las más jóvenes, también fueran las que mayor deporte practicaran, pero, en realidad, los datos son poco concluyentes y se observa sólo una ligera correlación.

Vemos que hay comunidades con habitantes jóvenes que practican mucho deporte (el caso de las Islas Baleares o Madrid), pero también comunidades con habitantes jóvenes cuya práctica de deporte está por debajo de la media de España (el caso de Andalucía o Murcia). En el otro extremo también encontramos comunidades más mayores pero con un elevado índice de práctica de deporte (País Vasco o Aragón).

Conclusiones

El estudio confirma que existe una correlación elevada entre la actividad deportiva y las variables de renta per cápita y el gasto de las familias en deporte. Por otro lado, el análisis de los indicadores de inversión pública local en deporte, nivel de estudios y edad son menos concluyentes.

La inversión pública parece poco relacionada con la práctica de deporte ya que hay varias comunidades que no confirman las expectativas. La actividad deportiva tampoco muestra una casuística significativa en relación al nivel de estudios o la edad.

En definitiva, el perfil del deportista español sería un balear con alto poder adquisitivo y que su familia gasta en equipamiento deportivo.

 

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir