Noticias

Las faltas ortográficas originadas por el bilingüismo

bilingüismo

bilingüismoEn el mundo de hoy, cada vez más globalizado, gracias a las nuevas tecnologías, un mensaje llega de una punta a otra de la Tierra en pocos segundos. Ante esta situación, las personas se ven forzadas a entenderse. Esta necesidad les obliga a hablar distintos idiomas… desde el inglés, que es la lengua más usada en las redes, hasta el chino, que cada vez tiene más fuerza debido a su gran número de hablantes.

En esta nueva realidad, las nuevas generaciones crecen dentro del plurilingüismo. Los colegios bilingües, especialmente inglés-español, cada vez son más comunes y pronto incluyen un tercer idioma, que suele ser francés o alemán. A pesar de que crecer hablando distintos idiomas tiene muchas ventajas, también tiene algunos inconvenientes. Por ejemplo, algunos bebés que crecen escuchando varios idiomas puede ser que aprendan a hablar más tarde y también los alumnos de colegios bilingües suelen dedicar más tiempo y esfuerzo al inglés, lo que suele afectar a la materia aprendida en esa lengua.

Cabe destacar que los alumnos bilingües tienen más faltas de ortografías cuando escriben en español que los monolingües. En este contexto, Virginia Ricoy, cofundadora de Walinwa, asegura: “Las faltas ortográficas son comunes en el periodo inicial, cuando se introduce una segunda lengua. Esto se debe a que tendemos a imitar la ortografía del idioma que ya hablamos. Pero esto es positivo, el niño está usando creativamente su conocimiento y experiencia anterior para avanzar en su nuevo aprendizaje, por lo cual es una prueba de adaptabilidad. A medida que comience a leer y escribir en el segundo idioma, asimilará también sus reglas ortográficas. No obstante, habrá que seguir trabajando y practicando la escritura en español”.

Además, palabras iguales pero que se escriben de manera diferente dependiendo del idioma y de los pseudohomófonos son una “trampa” para los bilingües. Así, quienes hablan francés o inglés y español dudan al escribir garaje o garage (en francés e inglés). Las palabras pseudohomófonas suenan muy similar pero se escriben totalmente diferente, ya que el español es un idioma transparente, se lee como se escribe, frente a lenguas opacas como el inglés, en las que se pronuncia diferente a como se escribe. Por ejemplo, yellow (amarillo en inglés) y ‘hielo’: suenan de modo similar, lo que lleva al error de escribir la palabra en español con ‘y’. También existen palabras con la misma pronunciación, distintos significados y distinta escritura, incluso en el mismo idioma, como ‘vaca’ y ‘baca’.

En palabras de Roberto Salvador, cofundador de Walinwa: “Si hay errores ortográficos frecuentes es probable que se deba a que no se lee lo suficiente y a que se escribe poco, a la falta de motivación o de estímulo. Pero…, salvo fallos puntuales, nada de esto tiene que ver con el bilingüismo. Por eso, lo más recomendable es practicar la ortografía para que el alumnado, ‘niño o niña’ corrija todos sus errores y mejore su escritura”.

Con el fin de evitar las faltas de ortografía en español originadas por la similitud de palabras con otros idiomas, Walinwa propone utilizar un sistema atractivo para mejorar su escritura. A través de internet, el método ofrece sesiones personalizadas de entre 10 y 15 minutos en las que el alumno avanza dependiendo de su evolución, edad y temario académico. Cada frase usada en el proyecto está extraída de obras literarias españolas de todos los géneros, por lo que también fomenta el conocimiento de libros y autores. El objetivo del método es trabajar la ortografía potenciando habilidades mentales como la observación, la clasificación, el pensamiento lógico, la comparación y la ordenación.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir