Noticias

Las marcas, en riesgo

Andema¿Cuál es el principal activo de una empresa? Según el presidente de Andema y presidente de Freixenet, José Luis Bonet, ha defendido que para cualquier empresa la marca es uno de sus principales activos y que es deber de las Administraciones cuidar de ese patrimonio.

En su opinión, la seguridad y la información del etiquetado deben guardar proporcionalidad con la presencia de la marca, y ha manifestado que el valor de la marca reside en su uso, por lo tanto, rechaza medidas que puedan restringir su utilización legítima como está ocurriendo con la Directiva Europea de Productos del Tabaco que puede constituir un peligroso precedente para empresas de otros sectores.

Luis de Grandes ha puesto en valor el concepto del etiquetado y de la marca como garantes no solo de la confianza y seguridad que necesitan los consumidores sino también del buen funcionamiento del mercado, al tiempo que resaltó la contribución de las marcas a la economía de un país

Steve Stern, que identificó a Australia como país pionero en “hacer desaparecer las marcas registradas de la industria del tabaco”, mostró ejemplos de cómo las autoridades de su país están tratando de extender la legislación aplicada a las marcas de tabaco y su empaquetado genérico al sector de bebidas alcohólicas y al de la alimentación. Se mostró tajante en reconocer que los derechos privados de libertad intelectual, libertad de expresión y comercio sin restricciones se están poniendo en peligro por la desmesurada protección de la salud pública. “Se comienza debatiendo el uso de algunas advertencias en el empaquetado y se acaban coartando los derechos legítimos básicos de los titulares de una marca y de los propios consumidores”, declaró.

Regulación sí, pero proporcionada

Por su parte, Javier Figaredo ha manifestado la gran preocupación de todo el sector del tabaco ante la nueva directiva de producto, un sector que, recordó, emplea en España a 56.000 personas. El director de Asuntos Corporativos de Philip Morris Spain entiende que exista una amplia regulación que incluya al etiquetado, dadas las características del producto, “pero siempre que sea de manera equilibrada, proporcionada y no busque la demonización del producto, ni de sus consumidores o de las empresas que trabajan en él”.

El responsable de la compañía considera que la estandarización extrema del envasado, del formato e ingredientes y la introducción de advertencias sanitarias de tamaño desproporcionado que persigue la norma europea suponen la expropiación unilateral de legítimos derechos de propiedad industrial e intelectual. “Hacer que todos los productos sean iguales y sepan igual, lejos de conseguir los objetivos sanitarios perseguidos provocarán un doble efecto: por un lado, dejarán en manos de las mafias los formatos y sabores característicos de cada marca creando una ventaja competitiva para ellas, y por otro, forzarán a la industria legal a competir con un precio bajo, como único elemento diferenciador, ha manifestado.

Fernando Burgaz, Director General de Industria Alimentaria del MAGRAMA, se ha detenido en el etiquetado y ha manifestado que desde el Ministerio se va a incidir en una mayor transparencia en el origen de los productos dentro del etiquetado, y ha anunciado que se está trabajando en actualizar normativas orientadas a la equidad, la transparencia y unas reglas de juego claras en esta materia.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir