Marketing

Las reglas de oro del marketing de contenidos

El contenido sigue y seguirá siendo el rey.

Gracias a él podemos posicionarnos como referente dentro de nuestro sector, además de ser muy beneficioso para construirnos una imagen de marca fuerte. El contenido es aquello sobre lo que se basa la web, todo aquello que compartimos en las redes sociales, ya sea vídeo, texto o fotografías. El marketing de contenidos nos permite crear y compartir contenidos de calidad, así como controlar lo que compartimos o incentivar a otros usuarios para que compartan lo que les proporcionamos.

Por este motivo es importante crear un contenido relevante y de calidad, porque de no ser así, los usuarios, simplemente, ignorarán este material, perdiendo una gran oportunidad de convertirnos en influencers.

Por otro lado, los buscadores premian el contenido de calidad, posicionándolo en los primeros lugares, lo que proporciona mucha más visibilidad, colocando en lugares posteriores el contenido que no es tan bueno.

Según Google Webmaster, tres de cada cinco profesionales del marketing planea invertir más recursos y tiempos en el marketing de contenidos, ya que con ello pretenden llegar a más público, crear el engagement necesario para implementar nuestra estrategia con éxito y tener más volumen de ventas, haciendo que sea el propio contenido el que consiga los leads.

Si complementamos un buen contenido con una buena viralización a través de las redes sociales, no sólo conseguiremos que ese contenido haga más ruido, sino que, además, conseguiremos links entrantes a nuestro sitio, algo muy beneficioso para el SEO.

Para ello, lo primero a tener en cuenta es crear un contenido potencialmente interesante para nuestra comunidad, bien estructurado y bien pensado, y, por ende, bien plasmado en la página. Los errores sintácticos o gramaticales son una gran lacra en la creación de contenido, y nos pueden perjudicar de forma considerable, por lo tanto, debemos estar alerta y evitarlos a toda costa.

Una regla de oro del marketing de contenidos, como en todo, es conocer la repercusión que tiene el material que creamos, sabiendo perfectamente si interesa a nuestros usuarios y, en caso negativo, modificando la temática o la forma de redactar el artículo.

Es preciso analizar qué tipos de reacción genera en nuestros usuarios.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir