Marketing

Las tiendas tradicionales ¿destinadas a desaparecer?

Hasta no hace mucho, cuando los compradores querían informarse sobre un determinado producto o adquirirlo, no tenían más remedio que visitar la tienda. En la actualidad, el proceso de compra se ha transformado por completo y la experiencia  física y online se mezclan cada vez más para convertirse en una sola. La cuestión es qué consecuencias podrían tener estos cambios para las tiendas en el futuro. Según un estudio llevado a cabo por IBM, en una década muchas tiendas tradicionales se habrán convertido en simples showrooms en los que los clientes podrán ver, tocar y probarse los productos para comprarlos a través del móvil o el ordenador. De esta forma, el objetivo de las tiendas sería sobre todo ofrecer una experiencia al consumidor y una mejor atención, y las cuestiones relacionadas con el inventario y el almacén pasarían a ser gestionadas directamente a través de Internet.

El mismo estudio de IBM revela que entre un 10% y un 15% de las ventas de las tiendas físicas ya se realizan de forma online y se espera que para 2025 el porcentaje haya aumentado hasta el 50%. Lo que conllevaría una impresionante transformación de la cadena de suministro, ya que hasta la fecha, la mayor parte de los productos se dirigen a la tienda. Además, el nuevo modelo de tienda requerirá que las tiendas cuenten con un inventario transparente e información siempre actualizada, así como equipos que permitan pedir cualquier producto en el momento para que llegue al domicilio del comprador. Por supuesto, este tipo de envíos deberían ser gratuitos y rápidos para poder competir con las ventajas de poder llevarse el producto en la propia tienda.

tiendas tradicionales

Lo cierto es que no parece algo tan descabellado si pensamos que algunas marcas ya han comenzado a implantar este modelo de negocio. Por ejemplo Ikea ya cuenta con algunas tiendas sin apenas inventario y que funcionan como punto de entrega. En cualquier caso, son las pequeñas tiendas más especializadas las que han visto en el showroom grandes ventajas. De hecho, la mayor parte de los expertos creen que es improbable que las grandes multinacionales puedan llevara  cabo estos cambios en sólo una década.

No obstante, esto no quiere decir que las tiendas tradicionales vayan a desaparecer. Incluso aunque el modelo de negocio cambie, los establecimientos físicos continuarán  siendo uno de los pilares fundamentales de la atención al cliente, sobre todo para ofrecerle experiencias que lo conquisten. Por eso, muchas tiendas  que comenzaron su andadura en Internet están apostando por grandes escaparates en zonas comerciales. Y es que los consumidores actuales cuando van a las tiendas no solamente quieren comprar, sino vivir experiencias, conectar con la marca, probar nuevos productos y disfrutar de una actividad no sólo práctica, sino también de placer.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir