Marketing

Lo que no puedes dejar de lado al diseñar tu producto o servicio

Hay numerosos casos en los que se decide emprender. Uno dispone de alguna idea brillante y la quiere llevar a la realidad.

El plan de marketing y la estrategia han sido muy cuidadosamente elaborados y se han adaptado a la realidad de un modo muy eficiente. Las ventas son muy elevadas como resultado de la campaña de comunicación confeccionada.

Sin embargo, hay algún problema. Las ventas no vuelven a repetirse y la compañía no tarda mucho en desaparecer del mercado. ¿Por qué ha ocurrido? ¿Qué es lo que ha fallado?

La razón es que la calidad del producto no era lo suficientemente elevada como para que la compra volviese a repetirse.

Parece algo muy simple pero a menudo hay quienes olvidan este factor; intentando dar los pasos siguientes, relacionados con marketing y publicidad.

Si bien es cierto que debemos llamar la atención del consumidor y hacer que adquiera nuestro producto, no podemos olvidarnos de que si lo decepcionamos, o no cumplimos las expectativas previas, saldremos perdiendo.

El trato con el cliente tiene mucho que ver con la calidad que percibe el interesado, pues se suele asociar con el producto en aquellos casos en los que la transacción se lleva a cabo en establecimientos especializados.

Las compañías se centran en formar a sus empleados para hacer que se incremente el valor percibido y, como consecuencia, conseguir una compra repetitiva. Pues la calidad por si misma no evita que compremos el producto que ofrece la competencia. Por lo tanto, debemos ofrecer valores añadidos y hacer que la experiencia del consumidor sea mucho más divertida.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir