Marketing

Los 3 elementos principales del buen Storytelling (y por qué tu negocio los necesita)

Piensa en una historia, cualquier historia.

¿Qué hay de la Cenicienta, por ejemplo?

Si lo recuerdas, ¿qué te dice esa historia de inmediato en tu mente? Si examinamos de cerca la historia de Cenicienta vemos tres elementos básicos

  • el contexto
  • el suspense
  • la montaña rusa

Y todos estos elementos aparecen en todas las historias que conoces, pero claro, si no eres Walt Disney tienes que arreglártelas para hacer que tu historia sobresalga por encima de todas las demás. Piénsalo.

1. El contexto

Tenemos a la hija menos apreciada y a la que obligan a trabajar como asistenta. También tenemos a las otras dos hermanastras, que son la hijas favoritas y que hacen lo que quieren, y que, por supuesto, pueden imaginarse cómo sería casarse con el Príncipe.

Pero todo se vuelve al revés cuando aparece el Hada Madrina, y bueno, ya sabes cómo sigue el cuento.

Hay una secuencia de sucesos que se complementan entre sí aquí. Pero una buena historia debe tener algo de drama, algo de suspense.

2. El suspense

Nos persigue durante toda la historia: la madre de Cenicienta muere y ella queda condenada a dormir cerca de la chimenea (por eso se llama así, Cenicienta), pero el hada madrina aparece de azul y ahora Cenicienta tiene una oportunidad como todos los demás. ¿Lo logrará? ¿No lo conseguirá?

Lo consigue, y cuando está bailando con el Príncipe llegan las 12 de la noche, se tiene que ir corriendo y su vida vuelve a la normalidad.

¿Qué está pasando? ¿Qué pasa con Ceniciente? ¿Volverá a ser la criada de sus hermanastras y su madrastra?

Sí, está en el aire.

3. La montaña rusa

Bueno, malo, bueno otra vez…Tu historia no tiene que variar salvajemente, pero ayuda a tener un contraste, porque cambia el ritmo de la historia. Mantiene el interés.

 

Ahora vamos a tu historia.

Cada parte del contenido de la historia que escriba debe tener un contexto, porque sin él una historia no tiene sentido.

¿Pero qué hay del suspense? Tienes que dárselo. Siempre está ahí, pero cuando insertas un factor “¿qué está pasando?”, lo haces del tirón

Y finalmente está la montaña rusa. Si tu historia ha sido bonita, tiene que volverse fea por dos motivos principales:

1. La mayoría de los escritores no pueden captar los elementos centrales de una historia.

Incluso si crean un buen contexto, rara vez crean suspense o montaña rusa porque no conocen estos elementos, o no saben cómo hacerlo.

2. La mayoría de los artículos son casi siempre divulgativos

Esto hará que destaques por ser atractivos y diferentes. No tienes que crear una historia o un cuento, pero aún así tienes que meter los tres elementos de los que hablamos.

 

 

Lo importante es darse cuenta de que parte del trabajo está hecho porque una historia tiene una secuencia lógica de hechos.

 

 

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir