Marketing

Los buscadores: la clave de tu negocio en Internet

Tal y como citó Google hace un tiempo, se deben tener en cuenta una serie de directrices generales para desarrollar una perfecta y visible página web, son:

Calidad: crear un sitio con una jerarquía lógica en la que se pueda acceder a las distintas secciones a través de títulos estáticos y claros que faciliten la navegación del usuario y que encuentre de forma sencilla la información de interés.

Contenido y Palabras Clave (Keywords): contar con la información adecuada que describa el contenido con claridad y exactitud, así como determinar qué palabras emplean más los usuarios para encontrar el sitio web con el fin de incluirlas en los textos, un paso fundamental para optimizar la web correctamente.

Alta en directorios y motores de búsqueda: es primordial dar de alta nuestra página en motores de búsqueda y enviar el sitio a listados de empresas y principales directorios.

Notificar a los contactos: ser enlazados desde otros sitios aumenta la relevancia que los buscadores dan a una determinada página web. No es extraño esta “ayuda” entre proveedores o contactos profesionales. Además, notificar a los clientes sobre las actualizaciones puede generar interés y promover la participación entre usuarios, aportando mayor utilidad a la web.

Enlaces externos: otro de los factores relevantes que un buscador tiene en cuenta para valorar su calidad, es la cantidad de enlaces, que desde otras páginas web, dirigen a la misma. Es decir, si nuestra página esta enlazada con numerosas páginas externas, querrá decir que es valorada por todas ellas.

Limpieza y claridad: la optimización de la web mediante etiquetas “title” claras, atributos ALT y nombrar correctamente todo nuestro contenido interno, ayudarán a los buscadores a indexar más fácilmente nuestra página y estaremos más visibles y accesibles a que nos encuentren.

Texto mejor que imágenes: aunque el peso visual juega un papel atractivo, es importante que nos aseguremos que las principales descripciones estén en formato de texto. De lo contrario podemos encontrarnos con un mal posicionamiento, o directamente no aparecer en determinados motores de búsqueda.

Código accesible: respetar los estándares de programación es otro requisito fundamental. Deberemos tener mucho cuidado de no introducir mal los códigos HTML o evitar enlaces dañados.

Ofrecer versión HTML: muchos rastreadores tienen dificultad para acceder a páginas web programadas con flash, por este motivo siempre se recomienda contar también con una versión de la misma en formato HTML.

Metaetiquetas: son aquellas etiquetas que describen el contenido de la página a través de la utilización de palabras clave.

Mapas de sitio: pensados para mejorar la lectura del contenido de la web y sus diferentes secciones. Ofrece una lista de todas las URLs que componen el sitio web, por lo que su inclusión es gratamente recomendable.

Robots.txt: otra recomendación técnica es la utilización de este archivo, ya que informa a los rastreadores sobre qué directorios pueden rastrearse y cuáles no. En el siguiente enlace disponéis más información de cómo configurar los robots: http://www.robotstxt.org/wc/faq.html

Externalización: por último, pero no por ello menos importante, recibir el soporte necesario de empresas expertas en SEO que basen sus acciones en buenas prácticas que podamos utilizar para lograr la mejor optimización de nuestra web, nos servirá de gran ayuda.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir