Marketing

Los consumidores son infieles porque las marcas no les dan lo que necesitan

Las compañías pierden clientes a diario. Cada vez es más común que los consumidores cambien a su marca favorita por una marca blanca o por una cuyos precios son bastante inferiores.

El resultado de esta infidelidad es una pérdida de beneficios para las grandes marcas y una conducta cada vez más impredecible por parte de los actuales o potenciales consumidores.

Para paliar dicho problema las compañías recurren a técnicas de fidelización como la distribución de cupones descuento, por ejemplo. De este modo se aseguran que no perderán consumidores actuales, a pesar de que a corto plazo obtengan menores beneficios por la compra de los productos.

Las compañías deben concienciarse de la importancia de diseñar y ejecutar estrategias de marketing basadas en la obtención de beneficios sostenibles a largo plazo. En caso contrario perderían recursos creado una marca que podría desaparecer el día de mañana.

Lo cierto es que los consumidores son muy exigentes y no reciben lo que necesitan. El cambio de marca se produce en momentos en los que el posible comprador siente algún tipo de descontento por la conducta que está teniendo la compañía.

Dicho descontento puede deberse a la falta de responsabilidad social corporativa, mala gestión de la marca, un precio no justificado o una mala gestión de los componentes que integran el marketing mix.

En definitiva, si las marcas pierden clientes deben replantearse sus estrategias, modificar sus conductas y adaptar los productos o servicios que ofrecen a la demanda actual que existe.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir