Los españoles preferimos enviar mensajes instantáneos en cambio de llamar.

Subir