Social Media

Los siete pecados capitales del Community Manager

Los siete pecados capitales del Community Manager. Ellos también pecan y son dignos de confesión. Te contamos los pecados capitales de los gestores de comunidades sociales:
  • Lujuria:Sí, deseas con una fiebre enfermiza ser Community Manager…pero no sabes nada de la marca a la que representas. Ponte al tanto, evalúa la información, hazte con un buen archivo de fotos, ten contacto directo y diario tanto con tus seguidores como con los empleados de tu empresa. ¡Y que no te pase como a aquel que, cuando falleció Steve Jobs, dijo que era un genio por inventar la BlackBerry!
  • Gula:Nada de comerte signos de interrogación o admiración ni escribir con lenguaje SMS. Aunque estés en Internet, hay que guardar la corrección (ortográfica). Escribirás tú, pero representas a una marca. Recuerda: los puntos suspensivos son sólo tres y la x no es una preposición.
  • Avaricia: al contrario de lo que se piensa, no hay que tener en cuenta sólo el numero de fans que tenemos en las redes sociales, sino la interacción que tenemos con ellos. Tener cien mil fans en Facebook que no participen en lo que decimos no es mejor que tener mil que comenten y compartan contenido y opiniones.
  • Pereza: dejar comentarios sin contestar o no informar de las actividades de la empresa o marca no sólo es pereza, sino que no estamos siendo buenos Community Managers. Un Community Manager ha de fomentar la participación y crear comunidad.
  • Ira: ¿Has insultado a tus seguidores? ¿Les has contestado de manera cortante? Estas bajo el pecado de la ira, y eso no es bueno para un Community Manager. Un buen gestor de comunidades ha de ser firme pero cordial, tener mano izquierda y no enfadarse ni siquiera con los trolls de Internet. Tenlo en cuenta.
  • Envidia: ¿Te pones verde de envidia al ver el Facebook de Coca-Cola? ¿Querrías tener el Twitter de @Yoriento? Deja a un lado este “pecado”, haz acto de contrición e intenta mejorar tus propias redes. Que los mejores te sirvan de referencia para llegar más alto.
  • Soberbia: “Soy tan buen Community Manager que no me  voy a molestar ni en medir los resultados de mis acciones de comunicación”. ¡Ay, ay, ay! Vas por mal camino: un Community Manager debe de ser un comunicador por fuera y un Tío Gilito (cuantitativo y cualitativo): es decir, contar, contar y contar. Es decir, medir, medir y volver a medir cuáles son los resultados. Y tenerlos muy en cuenta en nuestra estrategia.
Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir