Móvil Marketing

Marketing móvil, dinamizador del comercio en vacaciones

Un informe de la consultora Gartner apunta que “en 2017 los directores de Marketing de las empresas invertirán más en tecnologías de la información que los propios directores de Tecnología”. La creciente dependencia que el marketing tiene de la tecnología, unida al hecho de que cada vez está más centrado en la experiencia del cliente, conllevan una serie de desafíos, entre ellos, conseguir una visión de 360 ​​grados de los datos de los clientes para tomar las decisiones correctas y acelerar el desarrollo del negocio.

Sin embargo, para que las empresas puedan aprovechar los datos obtenidos a través de los diferentes canales y establecer una relación más fluida y rentable, es necesaria una integración real entre los diferentes sistemas de interacción que permita una comunicación dinámica con los clientes, incluyendo –dentro de lo posible –los gustos y hábitos de cada uno y el comportamiento observado.

El aprovechamiento riguroso de datos e información es cada vez más importante para el desarrollo de estrategias de marketing eficaces. Esto ha llevado a las empresas a invertir cada vez más en sistemas de automatización que incluyen campañas de mail marketing, comunicaciones móviles y desarrollo de canales de inbound marketing (redes sociales, blogs, social media, etc.).

La automatización conlleva un importante desafío de integración que los directores de Tecnología y Marketing tienen muy en mente. Sin embargo, incluso con inversiones en CRM que el año pasado superaron los 18.000 millones de dólares, de acuerdo con Gartner, en el ámbito del marketing todavía falta una integración de sistemas de cara al cliente que ayude a mejorar la productividad por empleado. Las organizaciones están perdiendo un tiempo valioso en localizar datos que ayudarles a impulsar las ventas, acelerar el procesamiento de pedidos y mejorar la satisfacción del cliente.

El mercado estadounidense, pionero en iniciativas de marketing que habitualmente llegan a Europa (y triunfan) con plazos de entre seis meses y dos años según sectores, nos aporta algunas claves interesantes. ¿Cómo están utilizando los consumidores las nuevas tecnologías? ¿Cuáles son sus herramientas de comunicaciones favoritas? ¿Cómo interactúan con sus proveedores de servicios? ¿Qué esperan de ellos?

El mercado estadounidense absorberá en 2013 el 15% de las ventas mundiales de teléfonos de este tipo, es decir, 137 millones de unidades, de acuerdo con las últimas proyecciones de la firma de investigación de mercados IDC. A escala mundial, el crecimiento de la penetración de los smartphones es también arrollador. Las ventas de teléfonos inteligentes superarán este año a las de terminales convencionales por primera vez en la historia de la telefonía móvil, según esta consultora. Sólo China representará en 2013 un tercio del mercado mundial de smartphones, que IDC estima en 918 millones de unidades. Además, prevé que en 2017 se comercialicen 1.500 millones de smarphones en todo el mundo, lo que equivale a algo más de dos tercios de las ventas totales de móviles.

Los consumidores están utilizando estos sistemas móviles para acceder a la información y entrar en tiendas on-line, hasta el extremo de que el tiempo empleado en navegar por páginas de internet a través de teléfonos inteligentes y tabletas se ha multiplicado casi por cuatro en los últimos tres años y supone ya el 48% de las visitas. Mientras, los accesos ‘tradicionales’ desde ordenadores portátiles o de sobremesa han crecido un tímido 17%.

Los compradores ya no se sienten obligados a entrar en una tienda durante un horario determinado para hacer sus compras ni a usar un ordenador enchufado al ADSL. La libertad de conectarse a redes WiFi o de utilizar Internet móvil abre un mundo de oportunidades para buscar, elegir, comparar y comprar.

En la gestión de las relaciones con los clientes, los sistemas móviles se han hecho imprescindibles. La integración en una misma plataforma del teléfono fijo y móvil, correo electrónico, mensajería móvil y web resulta decisiva para las empresas con grandes bases de usuarios en sectores tales como el suministro de servicios básicos (utilities), distribución, telecomunicaciones, medios de comunicación, servicios sanitarios y servicios financieros, entre otros. La razón es evidente: estas tecnologías ayudan a  mejorar la comunicación con los usuarios finales, al tiempo que proporcionan importantes ahorros en el presupuesto de relaciones con los clientes.

Un estudio desarrollado por Luth Research, miembro de la Asociación de Marketing Móvil estadounidense (MMA), y SoundBite Communications apunta que el 52% de las empresas en Estados Unidos usa la telefonía móvil para comunicarse con sus clientes y buscar nuevos compradores y apunta que el marketing móvil aporta a las empresas ingresos muy superiores a los del marketing tradicional.

El móvil inteligente permite acceder a contenidos, usar aplicaciones y buscar información. El hecho de ser personal, portátil, interactivo y amigable conlleva índices de respuesta de los clientes más elevados que cualquier otro sistema de comunicación. Si, como dice el estudio de Luth Research, una tercera parte de las ventas del e-commerce en vacaciones se gesta a través de smartphones, conviene no perder de vista su enorme potencial tanto en la dinamización del negocio como en la gestión global de clientes.

José Guillermo Nieto – Director de Astel Madrid.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir