Conceptos

Marketing olfativo, generando emociones únicas

Adiós humos, bienvenida la ambientación aromática

Hoy en día en España cada vez son más los locales comerciales que cuentan con una fragancia que los distingue. Los aromas en el punto de venta generan emociones únicas en los clientes, influyendo en el comportamiento del consumidor de una manera muy positiva. En los últimos meses, como consecuencia de la ley Anti Tabaco, también nuevos espacios están comenzando a seguir esta tendencia. Y es que la ausencia del humo de los cigarros ha provocado, la proliferación en muchos bares, restaurantes, pubs y discotecas de un desagradable olor que antes permanecía camuflado por el fuerte olor del tabaco.

Se abren aquí las puertas a los nuevos ambientes en el sector de hostelería y del ocio nocturno que empiezan a demandar más que nunca olores agradables de frutas frescas como los cítricos para evitar la fuga de clientes o las notas zen como el bambú idóneas con los ambientes chill. Además las fragancias sirven para que el público pueda asociar los establecimientos. También los restaurantes se vuelcan hacia los perfumes dulces y más gourmet como la vainilla y el chocolate situados en zonas estratégicas, de modo que a la hora de los postres consiguen incentivar sus ventas y obtienen mayor rentabilidad en sus servicios.

Un factor primordial para el cliente a la hora de evaluar una experiencia comercial es el aroma. Cuando olemos, los receptores de la nariz conectan con nuestro sistema límbico, el cual controla las emociones, los recuerdos y la sensación de bienestar. Se trataría entonces de utilizar aromas frescos y específicos en los bares y restaurantes, no sólo por el mero hecho de que huelan bien, sino con el fin de suscitar emociones y con ello influir en los comportamientos de los clientes y el ánimo de los profesionales.

En un entorno cada vez más competitivo y saturado de ofertas, quién quiera aumentar su negocio debe pensar en cómo vender mejor sus productos o servicios. Es aquí donde el marketing olfativo tiene un gran sentido, una tendencia que en los últimos años se está extendiendo por los comercios y locales más modernos del mundo. Se incorporan los aromas como parte del marketing de grandes y pequeñas superficies para conseguir que los clientes identifiquen el olor determinado de la marca, alterando el sentido más sensible del ser humano, el olfato. El fin es innovar para brindarles a los clientes una estancia agradable y conseguir la fidelización del público, que es la principal estrategia de generación de ingresos para las empresas. Si logramos crear un ambiente a través de una imagen y aroma agradable, se producirá un buen recuerdo, para llegar a nuestro cerebro e indirectamente a nuestro bolsillo a través del sentido del olfato. Sin duda es un sentido comercialmente virgen que además tiene la capacidad de ser de rápida asociación en nuestra memoria.

Isidro Sánchez-Crespo, Director General de Musicam, compañía con experiencia en el sector del Marketing Sensorial desde hace cuatro décadas, opina que “en un establecimiento confortable con la iluminación y temperatura correcta, una fragancia adecuada es el complemento ideal para generar un ambiente exquisito. El perfume engloba todo, uno no lo percibe aisladamente sino que le provoca un estado general de armonía con el espacio. Un toque de distinción clave con el que las compañías intentan diferenciarse, adelantarse a su competencia y seguir las tendencias del mercado”.

Musicam, la empresa pionera en España en soluciones de marketing en el punto de venta, se sitúa en la vanguardia de las últimas y más novedosas soluciones de marketing olfativo para neutralizar olores y aromatizar espacios. Proponen utilizar desde los difusores tradicionales de sistemas calientes hasta las últimas tecnologías en sistemas de nebulización e hidrosolubles para lograr una armonía olfativa que se alinee con la identidad de los negocios.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir