SEO

Miedo al pago en las compras online

gasto medio

compras onlineComo resultado del brutal ciberataque del ransomware WannaCry, sufrido la semana pasada a nivel mundial, alrededor de 200.000 ordenadores fueron infectados. Con respecto a esto, el debate de la seguridad online se vuelve a poner sobre la mesa y los consumidores comienzan a tener miedo a la hora de realizar pagos de compras online.

Para liberar el secuestro de los equipos, los atacantes exigieron el pago en bitcoins. A pesar de que las transacciones con esta moneda virtual son públicas, son difíciles de rastrear y, además, cuentan con un activo digital cercano a los 30.000 millones de dólares en capitalización. Sin embargo esto no significa que el bitcoin sea la moneda del cibercrimen.  Todo depende del uso que se le dé.

El pago online es  algo fundamental para las empresas que venden a través de la web, ya que puede marcar la diferencia entre cerrar o no una transacción.

De acuerdo con el   Estudio Anual de eCommerce 2016 de IAB,  el cliente espera seguridad y comodidad de la forma de pago de un producto que adquiere través de la web. El informe también pone de relieve que la frecuencia media de compra online se sitúa en casi 2,5 veces al mes y un gasto medio de75 euros por transacción. Respecto a la tipología de productos, en primer lugar están los objetos físicos (ropa, libros, muebles), seguidos de cerca por los servicios (billetes de viajes, estancias, restaurantes) y en un tercer lugar más alejado el contenido digital (software, juegos online, películas, etc).

En cuanto al proceso de compra, el medio más usado es la tarjeta, ya sea de crédito o de débito (85%), seguido del pago a través de PayPal (79%), de las transferencias bancarias (39%) y del pago contra reembolso (28%).

En lo que respecta a las preferencias, el primer puesto lo ocupa PayPal por la seguridad y comodidad que aporta frente al resto de sistemas.

Además, cada vez son más los expertos que coinciden en la idea de que, en aproximadamente una década, el dinero físico será una referencia en los libros de texto. El país más adelantado en este sentido es Suecia, donde las monedas y billetes solo se utilizan en un 2% de las transacciones. Sin embargo, según la encuesta sobre uso de dinero en efectivo del Banco Central Europeo, más del 75% de los pagos en los puntos de venta de la zona euro se realizan en efectivo. Para Eduardo Esparza, Country Manager de Webloyalty, “los negocios, tanto físicos como digitales, tendrán que estar alerta ante esta evolución, para ponérselo fácil a sus clientes”.

Hoy en día, el pago con tarjeta, que se realiza a través de una pasarela o un Terminal de Punto de Venta sigue siendo el más usado porque es una costumbre. Sin embargo, la obligación de introducir los datos todavía crea cierta reticencia en algunos compradores.

El uso de PayPal acaba con esa incertidumbre por un  precio del 3,4% más 35 céntimos. Una alternativa, con menores comisiones es Stripe que aterrizó en España hace menos de un año.

Curiosamente, la transferencia y el pago contra reembolso son cada vez menos utilizados, a pesar de ser los sistemas más seguros. Esparza tiene clara la razón: “suponen un incremento en la factura y, normalmente, ralentizan el proceso de compra y, por consiguiente, la entrega del producto”.

Según los expertos, en los próximos años se esperan cambios significativos en los modelos de negocio y en la forma de operar la venta online.

Según el informe Tendencias y Retos eCommerce 2017 de Webloyalty,“la sensación de inseguridad y el miedo al fraude han sido sistemáticamente los factores que más han frenado el desarrollo del comercio electrónico”. La solución a estos problemas apunta en dos direcciones: las comprobaciones biométricas ligadas a sensores en los dispositivos (para el 44% de los encuestados) y el blockchain y las criptomonedas (entre las que se encuentra el Bitcoin) para casi un 30% de los expertos.

El blockchain es un registro permanente que se mantiene inmutable. Es una base de datos que solo permite la escritura. Es imposible modificarla o borrarla. Solo se puede añadir información, y tiene que ser en consenso. Sin embargo, falta un mayor conocimiento por parte del usuario.

Además, los pagos a través del móvil (Samsung Pay, Apple Pay o las aplicaciones centradas en fintech), buscan su hueco. Se calcula que más de 33 millones de personas de 170 países utilizan ya este medio de pago online.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir