Marketing

Puedes ser productivo tocándote las pelotas. Al menos, eso dice @Imaginarte

productividad

Quien haya leído el (un tanto provocador) titular puede pensar que nos hemos vuelto locos: no sólo recurrimos a burdos frases para encabezar post, sino que planteamos la paradoja de una productividad basada en tocarse las pelotas.

Pero gracias a la agencia Imaginarte  ya es posible desentrañar este oxímoron: el año pasado, por estas fechas, crearon las Niceballs para superar el síndrome postvacacional. Si una imagen vale más que mil palabras, con la de aquí abajo entenderéis porque la ansiedad de volver al curro tras pasar unos idílicos días tomando Margaritas y tomando el sol se desvanece:

productividad

Imaginarte describe su invento (barra campaña de autopromoción) como “un complemento protésico pendulante capaz de adherirse a la mesa de trabajo de una manera sencilla, discreta y eficiente”, que suena a descripción de Tena Lady, pero molando mucho más. Y es que cuando llevas una Tena Lady quieres discreción, pero si tienes unas Niceballs, es de recibo lucirlas. Sobretodo, si trabajas en una agencia de publicidad.

Como campaña de autopromoción, la veo una gran acierto, pero como producto para comercializar masivamente, auguro un gran éxito. Y es que si las Niceballs mejoran o no la productividad es lo de menos: como buen español, tendrías que tenerlas bajo tu escritorio para decir sin ruborizarte que, en la oficina y delante de tu jefe, no paras de tocarte las pelotas. 

Eso sí, creo que no es un gasto deducible ni se financia por la Tripartita. Pero, oye, que vale la pena.

(* Las fotos y vídeos de este post han sido robados sin ningún rubor de la web de Imaginarte. No tengo unas Niceballs, pero no me he currado mucho lo de buscar imágenes)

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir