Social Media

No nos equivoquemos, el Engagement no es un fin

O lo que es lo mismo, el engagement es un medio, no un fin. Una herramienta más. Se crea engagement para lograr algo más.

Estamos hartos de oir que para tener éxito en las redes sociales, las marcas y los profesionales necesitamos el Engagement.

Por supuesto que necesitamos crear una relación estrecha con el cliente, con el usuario para atraerlo más a nosotros, pero, no olvidemos que una estrategia tiene que hacer especial énfasis en ofrecer algo de utilidad a los clientes realizando y planteando acciones que nos permitan cumplir los objetivos marcados, pero, de ahí a que esas acciones sean conseguir Engagement, hay un buen trecho.

El engagement no es más que un paso más en la estrategia, es la forma de hacer que los usuarios puedan seguirnos más de cerca, sintiéndonos mucho más cercanos, creando esa sensación de confianza necesaria para realizar esas acciones. Es una herramienta más para conseguir implantar esa estrategia.

Es muy cierto que ese engagement puede proporcionar muchos beneficios, como por ejemplo, mejorar nuestra imagen de marca, pero no debe ser el punto en el que basar nuestra estrategia.

El engagement nos permite conseguir una comunidad enganchada a nosotros, con ganas de recibir lo que le proporcionamos y que siempre espera más de nosotros, lo que podemos aprovechar con acciones adecuadamente diseñadas y planificadas, que es, al fin y al cabo, de lo que se compone una estrategia.

Pero no, el engagement no es un fin, sino un medio para lograr un objetivo superior.

 

3 de comentarios

3 Comments

  1. Vicente Yañez Hernandez

    1 mayo, 2013 en 8:53

    Son interesantes los enfoques y de hecho todas tienen su lado de razón; en una labor constante enfocada a un cliente o un segmento de mercado, el sentimiento de afinidad con nuestro producto va de la mano con nuestro proceso de comunicación y venta, y necesariamente se fundamenta en las características utilitarias y abstractas de nuestro producto.

    Cuando nuestro cliente o nuestros peers (dependiendo la naturaleza de nuestra actividad) se sienten parte de lo que ofrecemos entonces habremos logrado el Engagement como un resultado no buscado, como una consecuencia positiva de la mano invisible.

    Si pensamos en nuestro cliente como parte de la obra y no como un mero espectador, estaremos fundamentando todo nuestro trabajo en la base sólida de una relación preexistente al objetivo que es la consumación de la venta; entonces es justo decir que el Engagement comienza con nosotros como proveedores y analistas, con nuestro cliente.

  2. Joel Pinto

    24 abril, 2013 en 7:46

    Buenos días,

    Me atrevería a corregirles: El engagement no es un fin ni un medio, es la consecuencia de un trabajo bien hecho, de realizar una correcta conexión con nuestro cliente potencial, de entregar contenido de calidad, que aporte valor y que apunte a intereses comunes.

    Ni un fin ni un medio, más bien una consecuencia.

    Feliz día 😀

    • Mariano Espel

      27 abril, 2013 en 13:30

      Hola Joel, gracias por tu aportación.
      Yo quiero hacer también la mía 🙂
      Creo que una consecuencia es el resultado de alguna acción previa y tampoco encasillaría el engagement en “una consecuencia”, un resultado.
      Citando tus palabras, en lo que estoy totalmente de acuerdo: entregar contenido de calidad y conectar con nuestro cliente potencial, el engagement debe formar parte de la estrategia, de nuestra actuación en las redes sociales… y del medio.
      Quizá Inma sea muy categórica al identificar el engagement como un medio, pero en mi opinión, sí forma parte del medio, que en comunicación es un instrumento integrado en el proceso de relación con el cliente.

      Un abrazo!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir