Marketing

No pienses que conoces mejor a tus productos que tu competencia

Eres empresario, emprendedor que disfruta realizando su trabajo. Sin embargo, probablemente estés cometiendo uno de los errores más comunes dentro del mundo empresarial.

En los primeros años de dedicación el esfuerzo se centra en la creación de un producto o servicio que se adapte a los deseos de los posibles compradores. Una vez creado y lanzado al mercado, la atención se concentra sobre la competencia.

Por supuesto que a la competencia hay que conocerla y saber aprovechar tantos sus fortalezas y debilidades, como sus oportunidades y amenazas. Pero ésta no debe ser nuestra única preocupación puesto que el producto que comercializamos dice mucho más de nuestra compañía de los que creemos.

Al igual que nosotros estamos concentrados en la competencia, ella está estudiando nuestra situación y estrategia para poder sacarles el máximo provecho posible. Esto significa que de modo involuntario estamos emitiendo información muy importante que nuestros competidores pueden recibir y aprovechar para desestabilizar nuestra compañía.

El producto puede dar las pautas para alcanzar la satisfacción de las necesidades de nuestros consumidores. Una vez que conozcamos dichas necesidades y lancemos al mercado un producto mejorado ya estaremos más cerca de la competencia. Ahora solo quedaría concentrarse en la estrategia y las tácticas necesarias para hacer que nuestro producto sea aceptado del mismo modo que el de la competencia.

Esto quiere decir que podríamos caer en el error de pensar que ofrecemos un producto cuyas cualidades y valores asociados son mucho mejores que los de nuestro competidores, y que de mientras ellos estén investigando el modo de convertir su producto en un producto igual o mejor que el nuestro.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir