Marketing

No todo esfuerzo merece la pena

esfuerzo“El esfuerzo es la clave del éxito”. Esta es una de las frases que con mayor frecuencia oímos. Sin embargo, llega el momento de cuestionar su veracidad. ¿Merece la pena esforzarse siempre?

En este post abordaré este tema debido a su gran importancia para los emprendedores. Y es que esforzarse tiene siempre su recompensa, pero no es siempre la opción más deseada. Para aclarar lo que digo me serviré de un ejemplo muy simple:

Un empleado se acerca a su jefe y comparte con él una nueva idea. El producto que la empresa lleva comercializando desde años, podría ser mejorado gracias a los conocimientos de un solo empleado (el que ha tenido la idea). Hasta ahora bien, seguramente ya penséis que el jefe aceptará al momento la propuesta y muy pronto podrá ofrecer a sus clientes un producto mejorado. Pero hay un pequeño problema, y es que si el empleado decide comenzar a mejorar el producto, necesitaría trabajar las 8 horas del día durante 3 meses. ¿Es esto lo peor? No. Lo peor es que no podrá continuar dedicando tiempo a las demás tareas que normalmente realizaba. Esto podría hacer que el jefe necesite contratar a otro empleado más, mientras el proyecto esté terminado.

Al fin y al cabo, vemos que el asunto no es nada simple aunque a primera vista nos haya parecido algo muy acertado.

En situaciones como esta, lo más importante es saber analizar cuidadosamente los pros y contras que tiene la mejora. ¿Traerá un importante beneficio a los consumidores? ¿Conseguirá hacer que los productos de los competidores se queden anticuados? En caso de que la respuesta sea sí, entonces se debería tomar en consideración el presupuesto del que dispone la empresa.

Sin embargo, si la mejora es algo que no aportaría nada importante a los consumidores, entonces es mejor olvidarla. Y es que una de las tareas más difíciles es la de desechar las buenas ideas, como consecuencia de la falta de recursos dentro de la empresa.

¿Merece la pena esforzarse, aun sabiendo que ello supondría pérdidas en otros niveles de desarrollo de ideas? Pues bien, me atrevo a afirmar que el esfuerzo debe ser premiado por parte de los empresarios, pero también debe ser correctamente enfocado hacia los puntos clave. No es aconsejable invertir grandes cantidades de tiempo y dinero en algo que no podrá traer beneficios a largo plazo.

Por último, cabe mencionar que el análisis de datos es muy importante. Antes de tomar cualquier decisión, debe recurrirse a la ayuda de los datos. En el ejemplo analizado anteriormente, sería conveniente ver qué coste supondría esto para la empresa y qué beneficios podría traer a largo plazo. Es importante señalar que a la hora de analizar los beneficios deberá realizarse una estimación de los posibles nuevos clientes que dicha innovación podría atraer, así como el impacto que la misma tendría sobre la fidelización.

¿Tienes una opinión diferente? ¡Estaremos encantados de conversar contigo acerca del tema!

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir