Marketing

Párate y piensa. ¿Es bueno tu copy?

Ya sabemos a estas alturas, y eso no es un secreto para absolutamente nadie, que el contenido es imprescindible para las marcas en internet. Pero ojo, no me refiero a contenidos que podamos meter en un blog solamente, sino, los mismos textos que ponemos en las descripciones en una página web.

Es genial que cada vez sean más personas las que son conscientes de la grandísima importancia y la creciente relevancia que están adquiriendo los blogs para las empresas y para profesionales desde hace ya algunos años, pero, un fallo que se sigue cometiendo con más frecuencia de la que es aconsejable y me gustaría ver es que no se cuidan los textos de una página web. Se cuida mucho el aspecto y se busca que la web sea atractiva, con muchas fotos y que tenga un buen aspecto, pero, si no cuidas los textos que pones en ella, dime, ¿qué leches de mensaje vas a transmitir?

Sí, es verdad que una imagen transmite mucho, pero, amigo mío, no te puedes olvidar de los copys.

También es verdad que yo no te voy a descubrir el agua caliente, pero, por mi experiencia, te puedo asegurar que un buen contenido para la web es igual de importante que cada uno de los elementos de la misma página.

Entonces, la cuestión es la siguiente: si tienes una web con copys, ¿cómo sabes si son o no son de calidad? Bueno, en este, como en otros muchos campos, la experiencia es un grado, y te voy a dejar algunas preguntas a las que deberás responder si te quieres hacer una idea de la calidad de tus textos. Eso sí, responde con sinceridad y objetividad siempre, si no, no te van a servir de nada.

¿Cómo evalúas la calidad de los copys que tiene tu web? Te toca responder

  • Léelo rápido, por encima y pasando un poco por alto los detalles. ¿Tiene algún sentido el texto?
  • ¿Pone de manifiesto un problema Y la solución al mismo?
  • Fíjate en el lenguaje, en la forma en que está escrito, y en el mismo contenido. ¿Son adecuados para ti?
  • ¿Muestra cuál es tu propuesta?
  • ¿Está construído de manera lógica?
  • ¿Muestra lo que ofreces (tu promesa hacia el cliente y cómo resolverás su necesidad) de una forma clara y específica?
  • ¿Da al lector una razón por la que seguir leyendo?
  • ¿Has incluído testimonios? (a mí particularmente, esto no me gusta, pero a algunos clientes sí)
  • ¿Está escrito como si estuvieras hablando con alguien?
  • ¿Has incluido todo lo que querías?
  • ¿Es fácilmente comprensible?
  • ¿Dejas claro cómo hablar contigo?¿Has puesto tus datos de contacto?
 Analiza y piénsalo. ¿Qué más añadirías?

 

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir