Marketing

¿Plan de marketing digital? Mola…

plan-de-marketingAunque te digan lo contrario, tener un plan de marketing digital es una obligación para la empresa. Lo ideal es que la marca lo tenga sea cual sea su tamaño, aunque la experiencia me enseña que es muy raro que una pequeña empresa tenga un plan de marketing, incluso, al menos, por el sur, no es muy común que una empresa un poco más grande tenga desarrollado e implantado un plan de marketing.

La cuestión es que este documento lo que hace es sentar las bases y establecer las guías de lo que serán nuestras acciones y tácticas futuras a un tiempo vista determinado, ya sea un año o seis meses, pero es más que necesario tener uno.

Pero a la hora de realizar un plan de marketing hay que tener claros los conceptos y los datos que necesitamos para ponernos manos a la obra.

Lo primero que necesitamos tener muy pero que muy claro es cuál es el punto de partida en el que estamos, desde dónde partimos, y, aunque suene a tópico, hacia dónde vamos. Si no sabemos cuál es, difícilmente vamos a poder establecer ningún objetivo ni analizar y estudiar cuál es la mejor ruta para conseguir nuestra meta.

Por otro lado, no todas las empresas son iguales, está claro, y cada una requiere un plan de marketing diferente acorde con sus necesidades. A ver, la tienda de debajo de mi casa no necesita el plan de marketing de Apple… Necesitamos saber cuál es nuestra liga, en qué target estamos y trabajar a partir de ahí.

Igual que a un GPS se le marca una ruta con un inicio y un final, nuestro plan de marketing también requiere ese final, un objetivo realista que nos marquemos a corto, medio o largo plazo para poder trazar la ruta hacia él. En este mismo sentido, posiblemente encontraremos varios caminos para llegar a un mismo lugar, pero el GPS nos dice cuál es el mejor. En esto también nos ayudará un buen plan de marketing.

Ahora bien, cabe plantearse la pregunta de si contamos con los medios que se necesitan para ello. Es posible que si nuestros objetivos no son realistas ni plausibles, veamos rápido que no disponemos del dinero- trabajadores que se requiere para llegar a lograr tal fin, en cuyo caso, en caso de no disponer de ellos, habría que cambiar el objetivo o buscar financiación (por ejemplo)

Vale. Sabemos dónde vamos a ir y tenemos los medios. Ahora cabe plantearse cuál va a ser la logística, es decir qué acciones vamos a realizar para lograr llegar a la meta, pero antes, debemos tener claro si nuestro usuario estará allí esperándonos, porque si invertimos tanto esfuerzo y recursos para no llegar a alcanzar a nuestro usuario, todo habrá sido un “pa ná”, como se dice por Sevilla.

Ahora bien, ¿seremos capaces de medir los resultados que obtengamos? ¿Plantearemos KPIs específicas y medibles? ¿Tenemos las herramientas necesarias para ello? ¿Qué herramientas necesitamos? Ah, amigo, ese es el qui de la cuestión.

 

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir