Marketing

Por una navegación positiva y educacional de los menores en Internet

Las estadísticas apuntan a que el 83% de los padres están intranquilos cuando sus hijos están frente a la pantalla de un ordenador o de un móvil y optan por el control parental como el acicate. Sin embargo Merodio considera que no es cuestión de prohibir o controlarles sino de educarles

La brecha entre padres analógicos y nativos digitales sigue aumentando en España. Y es que aunque cada vez mayores y niños estemos más acostumbrados a las nuevas tecnologías, según explica Juan Merodio, no siempre los progenitores utilizan la Red, desconfían de ella y se pierden a la hora de educar a sus hijos en dicho entorno. “Hay mucha preocupación de los padres por lo que hacen sus hijos mientras navegan. Y eso se debe a que los propios padres no siempre están al día en lo que se refiere al mundo 2.0”, dice Merodio.

padres 2.0La preocupación es tal que ésta llega a que el 83% de los padres con hijos menores se muestran inquietos cuando les ven en Internet. “Esa preocupación viene muchas veces del miedo, y el miedo del desconocimiento al entorno donde se mueven sus hijos, creo que lo importante es que comprendan cómo funciona Internet y eduquen a sus hijos por el uso responsable de Internet y las nuevas tecnologías”, añade este reconocido conferenciante y escritor.

Por ello el especialista da 5 consejos para hacer que la navegación de los niños sea positiva y educacional:

  1. Ayudarles y motivarles a consumir contenidos que les aporten y les gusten.
  2. No tratar de prohibir sino de educar.
  3. Buscar el apoyo de herramientas de control parental.
  4. Buscar webs y herramientas que les puedan gustar.
  5. Mantenerse al tanto de las novedades.

Además, sugiere que el tiempo dedicado a Internet no sea el centro de la vida de los menores. “Creo que no es tanto cuestión de delimitar un tiempo concreto sino de que sea algo más en la vida de los hijos, y que no sea Internet su dedicación principal sino una herramienta para aprender, informarse y mantener el contacto con otros niños”.

Respecto a las páginas o Redes Sociales que nuestros hijos pueden visitar el profesional  opina que “deben evitarse todas aquellas que tengan un restricción a mayores de edad por el tipo de contenidos que muestran y la única manera de hacerlo es que los padres estén pendientes mientras sus hijos navegan y no dejarles a solas horas y horas” y añade que aunque el control parental es útil no es la medicina para el problema. “Está claro que esta herramienta ayuda, pero creo que el sólo usarla y no hacer nada más es un parche, no es cuestión de prohibir ni controlar sino de educar”

Por último Juan Merodio recuerda que Internet no es solo el ordenador y que dado que la edad media a la que empiezan a usarse smartphones u otros dispositivos comienza entre los 10 y los 12 años, el criterio de los padres ha de ser el mismo. Un móvil al final es como un ordenador pero que pueden llevar a cualquier lugar, por lo que el uso debe ser el mismo y siguiendo los mismos patrones”, finaliza.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir