Marketing

Porqué simplificar tus posts y cómo hacerlo

PostsPiensa por un momento en alguno de los blogs que suelas frecuentar. ¿Cuántos de ellos visitass primero porque te gusta el estilo del autor y la forma en la que maneja las palabras? ¿Cuántos frecuentas porque te dan una información de calidad y fácil de consumir?

Lo cierto es que en algún momento visitamos blogs porque, simplemente, nos gustan, pero la realidad es que en el mundo del marketing lo hacemos porque nos proporciona un contenido de valor, interesante y muy relevante. ¿O no?

Ten esto en cuenta cuando escribas. Concéntrate en hacer que la información y tus mensajes sea fácil de encontrar para los lectores. Hazlo así y los usuarios considerarán tu blog un buen recurso, y sentirán que no pierden el tiempo.

Ahora bien, ¿cómo lo hacemos? ¿cómo agilizamos y simplificamos nuestros artículos?

  1. Usa verbos fuertes y consistentes.

Este tipo de verbos no sólo transmiten acciones específicas sino que llevan consigo connotaciones, apegos emocionales y percepciones comunes, añadiéndolos al significado de la oración. Por otro lado, los verbos débiles – como ser y estar – carecen de estas características y se basan en el contexto para que tengan significado. Utilizando verbos fuertes necesitaremos menos palabras, pero a la vez, más información.

Recuerda: usa verbos de este tipo para dar fuerza a tus frases.

  1. Separa los datos e interprétalos

Texto y datos no son lo mismo, está claro. En el fondo, todo se reduce a que algunos usuarios quieren datos, y otros quieren leer una interpretación de los mismos. Si proporcionamos datos y los interpretamos al mismo tiempo, los dos tipos de usuarios lo rechazarán, es mejor colocar datos en tablas claras y la interpretación de los mismos en un artículo.

Recuerda: Tanto si el usuario busca datos puros y duros como si viene buscando la interpretación de los mismos, pónselo muy fácil.

  1. No seas más intenso de lo necesario

Un intensificador es un tipo de palabra (generalmente un adverbio) que tiene la intención de aumentar o disminuir el sentido de la misma. Algunos de los intensificadores más comunes – y los que los editores más a menudo eliminan – son muy, justos y realmente. Hazte a ti y a los demás un favor y no los uses demasiado.

Piensa qué prefieres, que alguien diga que eres sobresaliente o muy bueno.

  1. Usar buenos títulos, que sean claros

Para los usuarios que buscan lo específico, los títulos son muy útiles, y si además de ser descriptivos son llamativos, muchísimo mejor.

Tus títulos son un mapa. Algunos quieren disfrutar del todo, pero otros solo quieren encontrar lo que buscan. Escribe para los dos tipos de usuarios.

No importa lo bien que conozcas a tu audiencia, nunca sabrás lo que quieren de un blog a ciencia cierta. Pueden estar navegando y de repente acabar en el tuyo. Si ocurre eso, no les hagas perder el tiempo.

 

 

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir