Noticias

Presupuestos de Empresa 2013

La Asociación Española de Directivos reunía el pasado 11 de diciembre en ESADE a un grupo de expertos empresariales que al menos coincidían en una cosa: el año que empieza no cambiará la tónica de austeridad.

A estas alturas del año ya se tiene una cierta previsión de las medidas que se esperan para el 2013, y como señalaba Abelardo Delgado, ex inspector de Hacienda, estas medidas están enfocadas hacia el objetivo prioritario de reducción del déficit. Por lo tanto, las empresas españolas tienen que adaptar sus presupuestos a un contexto de aumento y proliferación de figuras tributarias, y en el que sigue reduciéndose la inversión pública y privada. Los salarios se hacen eco de esta situación, y los sondeos muestran una mayoría de empresas que, o bien no incrementarán los sueldos, o aún no lo han decidido, frente a las que sí que planean subirlos en el 2013.

Sin embargo, había un cierto acuerdo entre los expertos en la valoración de que el grueso de ajustes y reformas ya lo hemos pasado. Abelardo Delgado afirmaba que las medidas del 2013 serán menores que las tomadas este año, y el economista Alberto Recarte auspiciaba para el año que viene una contracción de la economía menor de la esperada, como consecuencia de las medidas que se han tomado este año.

Ha habido un gran impulso del saneamiento del sistema financiero y “las necesidades de capital para los próximos años se reducen, no aumentan”, afirmaba Alberto Recarte, economista y presidente de Centunión. Se espera que el exceso de ahorro provoque un superávit en la balanza por cuenta corriente, que permita pagar deuda exterior y favorecer el consumo en las familias. Sin embargo, el economista afirmaba que la única vía de ajustes es reducir la inversión y aumentar los impuestos, y señalaba que la principal solución para un desempleo que puede que llegue al 27%, tendrá que ser la emigración.

¿En qué estado se encuentra el sector de la construcción en el quinto año de crisis? Aunque en construcción e infraestructuras España tiene las empresas más competitivas a nivel internacional, también estamos a la cabeza en la reducción de inversión pública, con una caída de más del 50% en el período 2010-2012, y una previsión de que la obra civil baje en el 2013 un 20-25% más. Tal y como hacía notar Julián Núñez, vicepresidente de Seopan, la construcción es uno de los sectores que crean y destruyen más empleo, y a mayor velocidad. Por ello, Núñez reclamaba el papel de las Administraciones Públicas para defender el valor y la competitividad del sector. Entre otras medidas, proponía que se mantuviera la inversión y la liquidez, así como señalaba la necesidad de crear un marco financiero que atraiga capital exterior.

En su análisis del marco fiscal y de las tendencias futuras de este, Abelardo Delgado, ex inspector de Hacienda y socio de la firma Garrigues, señalaba que las medidas tomadas han dado lugar a un cambio en el modelo fiscal, ya que “frente al modelo centrado en grandes figuras tributarias, ahora hay una proliferación de pequeñas figuras tributarias”. También denunciaba algunas incoherencias en las nuevas políticas fiscales, que restablecen medidas tales como el Impuesto sobre el Patrimonio, previamente suprimido por el este mismo gobierno. Juzga que incongruencias como esta provocan un efecto-imagen extraño que no favorece la acogida de las políticas. Por último, se mencionaron las sugerencias para el futuro que recomiendan la CE y la OCDE, entre las que se encuentran la subida de los tipos reducidos del IVA o la reducción de la imposición inmobiliaria por transacción. A estas recomendaciones, Delgado añadió que para el futuro debería tenerse en cuenta que el impuesto de sociedades no ayuda a la inversión extranjera, y que hay que poner arreglo a nuestro sistema fiscal, ya que este “está desorganizado, desvertebrado”.

“No sólo tenemos más impuestos, sino menos sueldo y pagado a muchos menos”. Así resumía la perspectiva en lo que respecta salarios para el 2013 Susana Marcos, socia de People Matters y experta en RRHH. Señalaba además que desde hace años hay una gran brecha entre los mayores y menores sueldos, y la relación entre la responsabilidad del trabajador y la remuneración que recibe es desproporcional, siendo los sueldos de directivos los que más han aumentado con los beneficios. Como contrapunto, Marcos señalaba que a raíz de la disminución de la productividad con la crisis económica, la dirección se está viendo más perjudicada que otros rangos.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir