Conceptos

¿Qué es el fundraising y cómo funciona?

El fundraiser actúa como mediador entre un donante para establecer una relación con una persona a la que quiere ayudar. Su función es generar ingresos económicos a través de la creación de un vínculo que no existía. Una relación que queda enmarcada por una serie de decisiones: la de donar, la de dejar de colaborar al final y un sinfín de pequeñas decisiones que tienen su impacto, transforman y mantienen la naturaleza de la relación. Donde intervienen diversos factores emocionales y racionales. Si construimos o reconstruimos los contextos que llevan a las personas a tomar determinadas decisiones estaremos impulsando de forma indirecta que estas sean tomadas.

Tradicionalmente la captación de fondos ha estado dirigida a buscar ingresos procedentes de la administración pública pero, una vez que el modelo se ha hecho inviable, las organizaciones han debido buscar nuevas fuentes de financiación, por lo que el fundraiser ha ido tomando cada vez mayor protagonismo. Profesionales apasionados con conocimientos en marketing y comunicación, y que dominen las habilidades interpersonales, que cuentan además con la ayuda de otros profesionales especializados en redes sociales, análisis y en comunicación.

El crecimiento de la profesión ha llevado a su especialización, distinguiéndose distintas ramas dentro del marketing directo, y existe un Postgrado de Captación de Fondos (Fundraising) a través del que muchos profesionales obtienen la formación necesaria para resolver retos individuales y colectivos basados en la realidad del trabajo que deben desarrollar. Auténticos cazadores de filantropía que se ocupan de buscar, detectar y evaluar a posibles adeptos de elevado valor.

En los últimos años el fundraising ha experimentado un importante proceso de profesionalización. Al principio, muy estrechamente ligado a las grandes ONGs, pero con la crisis son muchas las organizaciones que se ha planteado la captación de fondos privados como parte de la estrategia. La evolución ha sido enorme y se han ido introduciendo multitud de nuevas técnicas de captación, como el SMS solidario, el crowdfunding, el face to face, el telemarketing, el fundraising digital, las colaboraciones empresariales o las campañas integradas. Y, por otro lado, los propios donantes exigen cada vez mayor transparencia con el objetivo de obtener información tangible sobre el impacto de su donación.

Así pues, el fundraising supone una gran oportunidad para profesionales formados, pues las distintas organizaciones están concienciándose de que los fondos no llegan solos, sino que es necesario invertir en profesionales especializados que planifiquen estrategias para conseguirlos. De hecho, son muchas las empresas que están proporcionando este tipo de formación a empleados que ya se encuentran dentro de sus plantillas, tanto del mundo de las finanzas como de la comunicación o de la dirección general. Las ramas de este sector pueden ser muy variadas, pero lo que realmente caracteriza a todos estos profesionales son su empatía y pasión por la causa, su visión estratégica, su capacidad de análisis y gestión, su forma de trabajar en equipo y su grados de innovación y creatividad.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir