Marketing

Qué son los smartwatches

Mirar el reloj empieza a dejar de ser un gesto con el que solo ver la hora del día en la que estamos. Y es que, tal y como describe Juan Merodio, con la llegada de los smartwatches o relojes inteligentes estaremos más apegados a la tecnología y a los servicios y comodidades que ésta ofrece de lo que podamos imaginar. “Primero las gafas de Google, ahora los relojes inteligentes. Está claro que la tecnología nos facilita la vida y las comunicaciones como nunca habríamos pensado. Todo lo que llamamos Internet de las Cosas (ropa, electrodomésticos, coches, accesorios…) con conexión a la Red no deja de sorprendernos”, explica este reconocido conferenciante.

Así las cosas Merodio cree que el boom de los relojes inteligentes no solo será algo destinado a frikis o apasionados a los gadgets. “Cada vez más y de forma más rápida los artículos 2.0 nos atrapan a todos y se meten en nuestras vidas de una forma natural y rápida. En el caso de los smartwatches su utilidad puede venir por integrar de una manera cómoda información muy puntual que necesitemos consumir rápidamente. Por ejemplo, a través de las pantallas táctiles de los mismos podemos ver si tenemos un email en nuestra bandeja de entrada, hacer fotos, saber cuál es nuestra temperatura o el ritmo cardiaco que tenemos mientras hacemos ejercicio o conocer el tiempo que hará al día siguiente”.

Por no hablar de las oportunidades de negocio y transacciones qué este tipo de relojes ofrecerá al mercado. “De cara al comercio este tipo de artículos adquirirá una gran importancia si al final se produce una integración mayor con los smartphones o con la tecnología NFC a la hora de realizar pagos en comercios”, añade Merodio. Algo que las grandes marcas saben y no quieren dejar escapar.  Gigantes como Apple, Samsung, LG, Google, Sony, Microsoft ya se han lanzado a la carrera del desarrollo tecnológico de este tipo de gadgets. “Se estima que de aquí a finales de año haya circulando en Europa más de1.200.000 smartwatches. Se trata de desarrollar una tecnología que se sabe generará mucho negocio gracias a la variedad y los bajos costes de sensores o sistemas micro electrónicos de los que se componen, a la eficiencia energética o a la facilidad de conexión a través de Bluetooth”, finaliza Merodio.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir