Noticias

“Si no hay relaciones equilibradas entre distribuidores y proveedores, el consumidor sale perjudicado”

El impacto del poder de compra de los supermercados sobre marcas y clientes, es el principal objeto de estudio del informe “La relación entre la distribución y los proveedores: ¿Cuáles son las consecuencias para los consumidores?”, elaborado por la organización Consumers International y presentado durante una mesa redonda en ESADE Madrid. Sus conclusiones vienen a apoyar la necesidad refrendada por la Comisión Europea de desarrollar un marco regulatorio que normalice las relaciones entre unos y otros para garantizar la calidad, la innovación y la libre competencia, y que será protagonista del nuevo Proyecto de Ley del sector que prepara actualmente el Gobierno.

Para Josep Mª Oroval, profesor del departamento de dirección de Marketing de ESADE, dicha ley es más que necesaria dada la actual situación del sector: “Necesitamos una regulación que mitigue los efectos negativos entre distribuidores y proveedores. De lo contrario, muchos fabricantes cerrarán sus puertas, contribuyendo al paro del país; bajarán los precios, fomentando el crecimiento de la inflación, y caerá la innovación, disminuyendo considerablemente la competitividad”.

Juan Ortega, fundador y director de RP Economics matiza : “Si no hay relaciones equilibradas y sanas entre distribuidores y proveedores, el consumidor sale eminentemente perjudicado a largo plazo”.

Robert Young, director de Europe Economics y responsable del estudio que se presentaba, insistió por su parte en que, de por sí, “el poder de compra de los distribuidores no es una práctica ilegal si no se cometen abusos. Pero desgraciadamente éstos están más que documentados en toda Europa”.  David Ortega, director de Asuntos Internacionales de la Organización de Consumidores, coincidió en este aspecto y reveló que “hay muchos acuerdos entre proveedores y distribuidores que no llegan ni a escribirse”. “El bajo precio no es malo en sí, pero si no hay relaciones equilibradas y sanas, el consumidor sale eminentemente perjudicado a largo plazo en cuanto a calidad, variedad y suministro”, explicó.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir