SEO

¿Te ha multado ya Google?

Google Fiber es un servicio de Internet y televisión de Google por fibra óptica que ya se encuentra disponible en Kansas, Austin y Provo. Un servicio que, a pesar de su pequeño tamaño, se ha convertido ya en una amenaza para los operadores de Estados unidos. Sin embargo, recientemente la imagen de la compañía ha sufrido un duro varapalo por el reenvío de “multas” que proceden de proveedores de contenido o avisos de infracción de copyright a sus usuarios.

Se trata de ofertas de acuerdo para no ir a juicio a modo de compensación por violar los derechos de autor y como primer aviso a aquellos usuarios que incurran en actividades de piratería y que podrían enfrentarse a una demanda legal si continúan con estas prácticas. Así pues, en lugar de alertar a los suscriptores, Googl está utilizando estos avisos como multas preventivas, ofreciendo acuerdos instantáneos que oscilan entre los 20 y los 300 dólares.

multas google

El servicio comenzó enviando cartas de aviso a los usuarios piratas y advirtiéndoles de una posible suspensión de la conexión a Internet. Sin embargo, no tardó ni una semana en  pasar al siguiente nivel.

Las multas se envían automáticamente cuando se detecta que el usuario está descargando contenidos de forma ilegal. De esta forma, cuando Google recibe una queja de derechos de autor sobre una determinada cuenta, toda la información se pasa al titular para que tenga constancia de ello y pueda determinar la mejor respuesta a su situación. Las multas se envía automáticamente cuando se detecta que el usuario está descargando contenidos de forma ilegal.

Generalmente, las productoras y distribuidoras de cine o de la industria musical envían este tipo de avisos y quejas a los operadores con la dirección IP del infractor. Pero no suele ser frecuente que las operadoras reenvíen a su vez estos avisos porque la ley no les obliga a ello. Además, no siempre es fácil establecer la equivalencia entre una dirección IP y una persona física en concreto.

Google ha apuntado que no ha compartido información personal del usuario con los demandantes y que solamente lo hará en caso de requerimiento judicial. Incluso en los casos más graves, otras operadoras avisan a los usuarios de que están recibiendo un alto número de quejas pero rara vez reenvían correos con una oferta monetaria de acuerdo asociada. La cuestión es que el lenguaje legal que suele incluir en estas ofertas puede asustar a los usuarios y hacer que abonen la cantidad exigida en lugar de comprobar si tienen otras opciones legales.

Una noticia que, viniendo de Google, nos deja un sabor amargo. La compañía ha reconocido que es posible que no sea la mejor forma de combatir la piratería, pero evidentemente esta declaración no basta. Con lo cual, lo más recomendable es ignorar estas advertencias, ya que no hay requerimiento legal que obligue a actuar, por lo que los usuarios están protegidos.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir