Conceptos

¿Un avatar en tu Asistente virtual? Mejor que sea bueno

Cada vez son más las compañías, independientemente de su tamaño o sector, que deciden desarrollar un asistente virtual en su site. Estas herramientas no son otra cosa que avatares, fruto de los avanzados programas informáticos, que representan a personajes o entes reales, aunque es frecuente entenderlos como asistentes online de forma humana que representan a una compañía, una firma comercial o una marca y cuyo fin es conseguir un diálogo “real” para llegar a una mejora de la calidad del servicio y reducir de forma considerable los costes dedicados a la atención al cliente.

Inbenta, compañía líder y especializada en Procesamiento del Lenguaje Natural y en Búsqueda Semántica, advierte sobre la importancia que tiene la creación de avatares animados en 3D que se expresen con un lenguaje natural pero atendiendo detenidamente a la estética, normalmente con apariencia humana, y destacando la verdadera función del Asistente.

Existe un fenómeno denominado “valle de lo siniestro”, importante conocer a la hora de implantar un asistente a nuestra web. Se trata del punto en el que los “muñecos” creados para ayudar al usuario, se parecen tanto a las personas que acaban por resultar  desagradables para ellas. Esto es, la gente se siente a gusto viendo películas con muñecos humanoides, pero con la condición de que no se parezcan en exceso a las personas reales. Esto ha llevado a estudios como Pixar a alejarse del fotorealismo, prefiriendo conservar una estilización más cercana al dibujo animado. Además, tal y como explica el fenómeno citado, cuanto más aumenta el parecido,  más aumenta la sensación de incomodidad, hasta el extremo de que tenemos la impresión de estar viendo zombis. Naturalmente, lo que les preocupa a los creadores de estas imágenes, tales como varias compañías socias de Inbenta, es franquear el valle y llegar a diseñar muñecos que resulten simpáticos y agradables, además de eficaces, para el demandante de información.

La importancia real de los avatares es que vayan acompañados de una completa ontología propia del dominio tratado, lo que permita entender tanto los conceptos utilizados y sus sinónimos, como el significado de los verbos utilizados. Los creadores de estos avatares tendrán como primer objetivo atender a las necesidades inmediatas del internauta ofreciéndole un servicio de calidad a la vez que la compañía reduce costes mientras se refuerzan los canales online como método eficaz de primer contacto. En definitiva, la experiencia en Inbenta con esta herramienta nos lleva a confirmar que hay que buscar un único objetivo; la satisfacción del usuario. Así que, mejor que sea bueno.

Autor: Jordi Torras, CEO y Fundador de Inbenta

2 de comentarios

2 Comments

  1. Luis

    16 febrero, 2012 en 12:39

    Dan miedo! 😉

  2. Jordi Torras

    15 febrero, 2012 en 18:02

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir