Marketing

Un buen directivo nunca miente, ¿o sí?

directivos¿Mienten los buenos directivos? Desde luego que sí. Todas las personas mienten a diario, la pregunta que debemos plantearnos es: ¿qué impacto tienen sus mentiras?

Imaginemos que un directivo comunica a sus empleados que las pérdidas anuales no son muy altas, algo que no es cierto. El fin último es el de evitar que los individuos caigan en la desmotivación, pues la situación en la empresa lleva siendo mala desde hace unos meses. No sería conveniente continuar estresando a los empleados.

Ahora sí, otra sería la situación si el directivo decide mentir a los empleados acerca de temas como la gestión del personal. Por ejemplo, en vez de decir que no tienen recursos suficientes como para dejar trabajando a varias personas en la empresa, sería un error afirmar que son ellos mismos los que han decidido abandonar y buscar puesto laboral en otra empresa. Al fin y al cabo, las mentiras serán descubiertas y las consecuencias podrían ser muy malas.

Cuando sabemos que una persona nos miente, perdemos la confianza en lo que nos cuenta. Y la confianza es una de las cosas más importantes en la empresa, más cuando se trate de lo que los directivos comunican.

Todo esto significa que la transparencia en las empresas debe ser total y las mentiras controladas, y utilizadas tan solo en casos de extrema necesidad. Para saber si recurrir a la mentira se deberán sopesar todas las ventajas y desventajas que el uso de la misma podría provocar. Se utilizará tan solo en el caso de que las ventajas sean muy grandes y las desventajas insignificantes.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir