Noticias

Un estudio de Creafutur y ESADE señala un cambio en el modelo de consumo mundial: del consumismo feliz al consumo ciudadano

El mundo está cambiando, los modelos económicos y de negocio evolucionan cada vez más rápido y de forma global, pero  el consumo sigue siendo uno de los mejores termómetros para registrar cómo impactan estos cambios en la sociedad y comprobar cómo la transforman.

En este sentido Creafutur y ESADE a través del estudio El nuevo consumidor: cambios profundos y oportunidades de negocio” han tratado de identificar los nuevos valores y actitudes del consumidor en diferentes partes del mundo y entender cómo estos valores, a causa de la crisis, están sufriendo un cambio acelerado y profundo. Se trata de un estudio internacional realizado en EEUU, Brasil, Suecia, Alemania, Francia, China y España.  Para realizar este proyecto, liderado  por la Fundación Creafutur y por el profesor de ESADE Josep M. Galí,  se han realizado en esos países 3.500 entrevistas a consumidores, 45 estudios etnográficos (entrevistas en profundidad) y 15 Focus Groups.

En un modelo económico y social donde el consumo ha desarrollado un rol de vertebración social, se detecta un cambio en la tendencia del consumidor que va a transformar la manera de hacer negocios y el modelo empresarial a nivel global y, a cambiar de hecho la misma sociedad. Nada volverá a ser como antes.

El estudio analiza cómo y qué consumirá la sociedad en diversos sectores como la alimentación, el transporte, la tecnología o el turismo y retrata los modelos de consumo en diferentes partes del mundo.

Según el profesor de ESADE Josep M. Galí “vamos hacia una sociedad en la que las decisiones de los consumidores incorporan consideraciones sociales y colectivas, y en la que las decisiones individuales de consumo se tomaran teniendo en cuenta su repercusión social. El actual modelo basado en crecer económicamente haciendo lo mismo que hasta ahora pero de forma más intensiva, es ya demasiado caro e insostenible. Además constatamos que la posibilidad de consumir más a partir de ciertos niveles, logrados de forma mayoritaria en países nórdicos, deja  de tener una contribución significativa en la felicidad de los individuos”.

Pero antes de llegar a este modelo de consumo ideal, deben producirse muchos cambios a nivel global. Cada área del mundo tiene todavía un grado distinto de evolución social, nivel de desarrollo  económico diferenciado y modelo de consumo propio. El estudio diferencia en este sentido 3 mundos, contaminados entre ellos, pero que marcan 3 visiones diferenciadas desde el punto de vista del consumo. La tendencia según el estudio es que las sociedades evolucionen del modelo del mundo amarillo al azul.

  • Mundo Amarillo (China, Brasil). Es el de la fiesta del consumo, del acceso masivo a los bienes y servicios, y en el que el crecimiento del consumo desencadena  el crecimiento de la riqueza y sus expectativas futuras.
  • Mundo Rojo: (España, Francia, EEUU). En plena crisis económica y social las empresas deben estar preparadas para enfrentarse a un largo período de baja o muy baja propensión al consumo.
  • Mundo azul (Alemania, Suecia). El acto del consumo incorpora preocupaciones ciudadanas: compaginar el crecimiento con la sostenibilidad del sistema, el medio ambiente, en la que se tiende más al valor de usar que al de poseer. Sociedad caracterizada por las 4 S ya mencionadas valores de seguridad, sostenibilidad, solidaridad y secularidad.

El estudio hace también un análisis de las tendencias de futuro en distinto sectores. Así concluye que los sectores con más futuro son los de alimentación y salud; transporte y tecnología; equipamiento del hogar; ocio, restauración y turismo; comercio minorista/comercio online.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir