Marketing

Consejos a seguir a la hora de definir la duración de un vídeo online

soluciones integradas de vídeo

vídeo online

La compañía especializada en la distribución de vídeo online, ADman Media, comparte algunos consejos a seguir a la hora de definir la duración de un vídeo, teniendo en cuenta el medio en el que se vaya a difundir:

1) Redes sociales: Cuando un minuto es excesivo

“La distribución de piezas de vídeo online en redes sociales exige una duración más corta que la que se encuentra en plataformas como Youtube o Vimeo”, explica Marcos Luengo, fundador y CEO de ADman Media.

En Facebook los vídeos con más éxito son aquellos que duran entre 30 y 40 segundos, entendiendo la difusión de vídeos como los subidos propiamente a esta red social, no los compartidos en ella desde otra plataforma.

En Instagram, la duración máxima se reduce a la mitad: 15 segundos. Y en Vine todavía es menor: 6 segundos. 6 segundos es además, el tiempo que tarda un usuario en decidir a un nivel emocional si continuar o no viendo ese vídeo. Puede parecer poco tiempo, pero realmente es suficiente para sorprender e impactar al espectador.

2) Medios pagados: La adaptación del contenido

“Un formato de anuncio tradicional no suele superar, igual que en la televisión, los 20 segundos” explica Luengo. Pero si se trata de un “contenido menos promocional, como por ejemplo Branded Content, la duración del vídeo puede alargarse considerablemente”.

Un vídeo testimonial, uno experiencial de cliente, un caso de estudio… Todos ellos suelen tener una duración de entre tres y cinco minutos. Sin embargo, a la hora de la distribución, lo ideal es adaptar la pieza a 20-30 segundos, tal como afirma Luengo: “Sintetizar en 20 segundos lo mejor, lo más emocional, aquello que consiga atraer y generar curiosidad, es primordial para aumentar el número de visualizaciones y para la consecución del objetivo del vídeo. Este objetivo puede ser llevar al usuario a otro canal para ver la versión extendida o incitarle a que realice alguna acción concreta como llevarle a la web de la marca”.

3) Canales propios: Máxima duración permitida

Hay distintos tipos de vídeos que suelen encontrarse en una web propia de marca: tutoriales, explicativos de producto, explicativos de empresa… Cada uno de ellos requerirá una duración distinta según su contenido pero lo óptimo es resumirlo lo máximo posible.

Aun así, “en los canales propios se pueden difundir vídeos de mayor duración y conseguir buenos resultados”, asegura Luengo, porque los usuarios ya han demostrado un interés previo: bien porque hayan llegado interesados por el teaser o porque quieran conocer ese producto o servicio.

Lo mismo ocurre en canales externos como YouTube o Vimeo, el contexto que entiende el usuario en estas plataformas es el de ver vídeos de mayor calidad y consecuentemente, de mayor duración.

“Lo ideal para asegurar el éxito es tener la estrategia de distribución definida antes incluso de la producción del vídeo. De esta manera, se pueden realizar adaptaciones de una misma pieza con distintas duraciones y contenido en base a los canales de distribución y al contexto y público de cada uno”, concluye Luengo.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir